La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, ha visitado este martes en Azucaica el inicio de las obras de la que será la nueva piscina infantil o de chapoteo aledaña a las instalaciones municipales de la piscina pública de este emblemático barrio toledano. La visita se ha realizado cumpliendo con las normas pertinentes de seguridad en materia de salud pública y distancia física entre los asistentes a esta primera toma de contacto con un proyecto que supone una inversión de 100.000 euros.

Milagros Tolón ha explicado tras la visita que para el Gobierno municipal la reactivación de la obra pública es una prioridad, ya que supone una inyección importante de liquidez a la economía y la creación de puestos de trabajo. “Con el inicio de esta actuación reactivamos también la obra pública, un sector que es esencial en nuestro Plan de Reactivación Económica al generar empleo y actividad económica”, ha dicho.

En este sentido, la alcaldesa ha explicado que este proyecto es uno de los incluidos en el paquete de Inversiones Financieramente Sostenibles con cargo al superávit de 2018 y que en materia deportiva supondrá una inversión de casi medio millón de euros “junto con el pavimento de la pista de atletismo del Polígono y la cubierta de la pista de patinaje de la Escuela de Gimnasia”.

La responsable municipal, acompañada por el concejal de Deportes, Pablo García, y por la edil de Obras, Noelia de la Cruz, así como por el concejal y presidente del Patronato Deportivo Municipal, Juan José Pérez del Pino, ha señalado que la puesta en marcha de este proyecto “responde a una demanda de los vecinos de un barrio que ha crecido en los últimos años y que ha visto incrementada su población. “Vamos a proporcionar un espacio seguro para que toda la familia pueda disfrutar de estas instalaciones de verano. Esperemos que ya este mismo año, si la evolución de la pandemia lo permite”, ha apuntado.

Durante la visita, Milagros Tolón ha recordado que en el barrio de Azucaica hay previstas más inversiones, siempre desde el diálogo y la escucha a los vecinos, como el arreglo del centro cívico con una inversión de 75.000 euros. “Son infraestructuras para ofrecer un mejor servicio a nuestros ciudadanos y siempre dando respuesta a sus demandas”, ha destacado.

48 metros cuadrados para chapoteo y 100 de zonas verdes

En cuanto a las obras, la alcaldesa ha explicado que el nuevo vaso infantil o de chapoteo ocupará un área de 48 metros cuadrados, mientras que la piscina municipal sumará una superficie de 178 metros cuadrados de suelo, ya que se ampliará la zona de césped implantado en una superficie de cerca de 100 metros cuadrados, respetando en todo momento el arbolado existente.

Asimismo, el nuevo vaso de piscina dispondrá de un equipo de filtrado independiente y se llevarán a cabo las instalaciones de fontanería, saneamiento, riego, depuración y electricidad necesarias para la correcta utilización de la ampliación de la piscina que corre a cargo de la empresa Desarrollos Técnicos Ardosan.