La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, ha presidido este miércoles la Comisión Ejecutiva del Consorcio de Toledo, así como el Consejo de Administración de esta institución que vela por el patrimonio histórico y artístico de la ciudad. Ambos encuentros se han desarrollado por videoconferencia con el fin de cumplir con las medidas de seguridad y protocolos socio-sanitarios frente a la Covid-19.

En este marco, Milagros Tolón ha destacado la contribución del Consorcio de Toledo a la rehabilitación de vivienda en el Casco Histórico y, en esta ocasión, con un importante matiz social y de inclusión, ya que se han aprobado ayudas para la rehabilitación de tres viviendas tuteladas propiedad de la Diputación Provincial de Toledo que gestionarán la Asociación Provincial de Familias de Personas con Discapacidad Intelectual y del Desarrollo (Apanas) y Down Toledo.

La responsable municipal se comprometió el pasado mes de junio tras una reunión con los responsables de Apanas en sacar adelante estos proyectos de rehabilitación que desde hoy cuentan con luz verde y con el apoyo económico del Consorcio para la rehabilitación de vivienda en el Casco Histórico con fines sociales y de inclusión de personas con capacidades diferentes.

“Estamos ante un nuevo proyecto muy importante porque se trata de una fórmula novedosa para impulsar la rehabilitación del Casco Histórico con una vertiente social de inclusión”, ha comentado Milagros Tolón convencida de que esta iniciativa marcará un antes y un después en la vida de los usuarios de Apanas y Down Toledo que tendrán opción a una de las tres viviendas, ganando en autonomía e independencia.

Convento de Las Jerónimas de San Pablo y otros proyectos

De otro lado, la alcaldesa ha puesto de manifiesto que a pesar del confinamiento del estado de alarma y la paralización de las obras que estaba llevando a cabo el Consorcio ya se han recepcionado varios de estos proyectos de rehabilitación y mejora del patrimonio en el Casco Histórico, por ejemplo, la obra del Convento de Las Jerónimas de San Pablo, un espacio que ha recuperado en las mejores condiciones el huerto y un nuevo jardín de recreo, así como la sala de costura y labores de la comunidad religiosa.

En cuanto a la obra de rehabilitación y puesta en valor de elementos patrimoniales del inmueble del número 21 de la calle Instituto, el gerente del Consorcio, Manuel Santolala, ha explicado que ya ha culminado la Fase I del proyecto no exento de “sorpresas” como la aparición de capitales del siglo XIV y yeserías tanto en la planta del nivel de la calle, como en la primera planta de este conjunto palaciego cercano a la plaza de San Vicente, rico también por sus forjados de madera policromada, ya recuperados.

Precisamente, hoy se ha aprobado iniciar en este inmueble la Fase II del proyecto, al igual que se ha dado el visto bueno a las obras de mejora del Oratorio de San Felipe Neri para su reapertura al público como espacio expositivo y visitas patrimoniales.

Otro de los proyectos que han contado este miércoles con la aprobación de la Comisión Ejecutiva del Consorcio permitirá recuperar la fachada de uno de los escasos ejemplos de arquitectura modernista del Casco Histórico, ubicado en la calle de la Plata. Para ello se ha llegado a un acuerdo con los vecinos y las obras comenzarán una vez finalizado el plazo de licitación. Una intervención similar se ha aprobado para un edificio de viviendas con residentes en la calle Plegadero.