Esta tarde, en el Arco del Torreón la Asociación Médicos del Mundo proyectaba un documental sobre historias de vida de mujeres en situación de prostitución en Castilla-La Mancha, con motivo de la próxima conmemoración, el 23 de septiembre, del Día Internacional contra la explotación sexual y trata de personas. Al evento han asistido la alcaldesa de Ciudad Real, Eva María Masías, la delegada de Igualdad del Gobierno de Castilla-La Mancha, Manoli Nieto, la primera teniente de alcalde, Pilar Zamora, la concejala de Igualdad del Ayuntamiento de Ciudad Real, Ana Belén Chacón, una amplia representación de la Corporación Municipal e integrantes de distintas asociaciones y entidades.

Esta tarde, en el Arco del Torreón la Asociación Médicos del Mundo proyectaba un documental sobre historias de vida de mujeres en situación de prostitución en Castilla-La Mancha, con motivo de la próxima conmemoración, el 23 de septiembre, del Día Internacional contra la explotación sexual y trata de personas. Al evento han asistido la alcaldesa de Ciudad Real, Eva María Masías, la delegada de Igualdad del Gobierno de Castilla-La Mancha, Manoli Nieto, la primera teniente de alcalde, Pilar Zamora, la concejala de Igualdad del Ayuntamiento de Ciudad Real, Ana Belén Chacón, una amplia representación de la Corporación Municipal e integrantes de distintas asociaciones y entidades.

Ana Belén Chacón explicaba que esta actividad se enmarca dentro de las jornadas que se están llevando a cabo en Ciudad Real, para “sensibilizar a la población sobre la vivencia de estas mujeres, ya que no deja de ser una violación de los derechos humanos”. La concejala de Igualdad remarcaba que no podemos considerarlo “un negocio más, porque se trata de mujeres, de personas. Hay que conocer lo que hay detrás de los prostíbulos”. Ciudad Real forma parte de la Red de ciudades contra la trata y desde el Ayuntamiento se van a poner todos los esfuerzos formativos para acabar con esta lacra, porque “no podemos mirar hacia otro lado, estamos mercantilizando con el cuerpo de las mujeres y tenemos que poner el foco en el que prostituye, que si no existiese dejaría de existir el negocio” concluía la edil.

Médicos del Mundo Médicos del Mundo Médicos del Mundo

La delegada de Igualdad de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Manoli Nieto, agradecía el trabajo que se está realizando desde las instituciones, y en especial desde el gobierno de Emiliano García-Page, por tratar de erradicar la explotación sexual de mujeres y niñas, de hecho la Ley 4/2018 para una Sociedad Libre de Violencia de Género en Castilla-La Mancha recoge la prostitución como una de “las manifestaciones de violencia que sufrimos las mujeres”. Nieto ha comentado que este proyecto entra dentro de una línea de subvenciones del gobierno de la Comunidad Autónoma, que ha incrementado un cien por cien su partida, con una dotación en 2021 de 84.000 euros, para seguir trabajando contra la explotación de mujeres y niñas, tanto por la Consejería de Igualdad, el Instituto de la Mujer o asociaciones como Médicos del Mundo. Además, se ha realizado una campaña con el lema “las mujeres no se compran”.

Por último, la técnica de intervención en el proyecto de atención a personas en situación de prostitución en Castilla-La Mancha, Yailyn Alvarado, de Médicos del Mundo reconocía que es “un privilegio poder contar con este espacio en Ciudad Real para poder compartir con la gente de a pie lo que significa la prostitución, desde una perspectiva de violencia de género”. Alvarado definía claramente la postura de su asociación “apostamos por la abolición de la prostitución”. El documental incluía los testimonios de diez mujeres que han ejercido o están realizando la prostitución en poblaciones cercanas a Ciudad Real, como Valdepeñas o Tomelloso. Con sus propios testimonios, explicaba la técnica de Médicos del Mundo “se pueden ver qué consecuencias tiene para la mujer la prostitución desde cualquier ámbito social, psicológico, de salud física o mental”. Finalizaba su intervención insistiendo en la importancia de la educación para “que la gente vea la prostitución como un tipo de violencia de género”.