La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos organizó unas jornadas de trabajo sobre los seguros agrarios con el fin de analizar el momento que atraviesa esta herramienta imprescindible de los agricultores y ganaderos en los últimos tiempos. La reunión de la sectorial de seguros agrarios, que se celebrarán en la Escuela Julián Besteiro hoy y mañana, contando con participación de técnicos de toda España, así como de representantes del Ministerio de Agricultura. Una sectorial donde se exigirá un incremento de la dotación presupuestaria a 350 millones de euros, y el mayor apoyo público tanto a agricultores profesionales como a los jóvenes recién incorporados a la actividad, casi 3.000 en la región en los últimos tres años.
Mayor presupuesto para seguros agrarios y apoyo a los agricultores profesionales contra efectos del clima 1

En esta reunión sectorial de trabajo, se analiza la evolución del coste al asegurado en las principales líneas, se podrá profundizar en el análisis de los seguros agrarios, así como en la fijación de una postura que pueda ser trasladada a la Comisión General de ENESA (Entidad Estatal de Seguros Agrarios) del día 1 de julio. De acuerdo a los datos de UPA,, “ha crecido la preocupación por el camino que está tomando el seguro agrario en los últimos tiempos. Tras dos años de siniestralidad muy alta, Agroseguro quiere equilibrar todas las líneas con subidas exageradas. Sin ir más lejos, la de ajo un 60 %”.

Desde la organización agraria indican que en los últimos tiempos se ha comprobado cómo desde ENESA se hacen eco de los problemas que les trasmiten desde Agroseguro, así como de sus intenciones de equilibrar línea a línea de los seguros agrarios con muy fuertes incrementos de prima, como la mencionada del ajo del 60%. No hay que incidir, porque parece que obvio que el incremento de prima puede provocar un efecto perverso en los intereses de los agricultores y ganaderos.

Por otra parte, desde la organización agraria matizan que los seguros agrarios “no están pensado para cubrir crisis de mercado. Se trata de una herramienta de política agraria, para mitigar los daños que los agricultores sufren ante las inclemencias meteorológicas”, una situación que se repite en las últimas fechas de manera casi continuada con hechos recurrentes como las elevadas temperaturas, la carencia de lluvias, tormentas, granizos, entre otros efectos perjudiciales.

La sectorial de Seguros Agrarios de UPA fijará la posición de la organización para exigir el incremento de la subvención que ENESA destina al seguro agrario, una partida que lleva congelada desde 2011, con una cantidad de 211 millones de euros y que UPA ha reclamado incrementar a 350 millones en más de una ocasión. “Ni más ni menos pedimos que haya una ayuda pública justa y acorde con lo que reclama el sector”. Además, de exigir, porque agricultores y ganaderos así lo entienden, un mayor apoyo público los agricultores profesionales (ATP -Agricultores a Título Principal-) a quienes más se les recortó este apoyo en el año 2011 cuando se cercenó de manera drástica el presupuesto para los seguros agrarios debido a la crisis. Y, por supuesto, haciendo especial hincapié en un incremento a aquellos jóvenes recién incorporados a la actividad.