Más de 62.000 pacientes se han beneficiado de las ventajas que ofrece el programa de teledematología desde que el Gobierno de Castilla-La Mancha culminó su implantación en el conjunto de la Comunidad Autónoma hace ahora un año. Gracias a este programa, el primero integral que se puso en marcha en España, los pacientes no tienen que desplazarse hasta su centro hospitalario para ser valorados por el especialista.

Además de reducir los desplazamientos a los centros hospitalarios de referencia, incrementa la accesibilidad, equidad y calidad de la asistencia dermatológica en Castilla-La Mancha. En este sentido, el tiempo medio de espera para una consulta de Dermatología se ha reducido en 92 días, de tal manera que actualmente el paciente cuenta con un diagnóstico en poco más de cinco días.

El programa de Teledermatología es capaz de gestionar toda la información que genera el paciente desde que acude a su médico de familia hasta que es dado de alta por el especialista hospitalario.

Así, sin necesidad de que los pacientes tengan que desplazarse a sus hospitales de referencia, desde las propias consultas de los médicos de Atención Primaria se puede consultar al especialista en Dermatología por medio de la captura de una imagen de las lesiones de la piel y su envío junto a los datos clínicos más relevantes.

Para poder hacerlo operativo, el Gobierno de Castilla-La Mancha dotó a todos los Equipos de Atención Primaria de una cámara fotográfica, cofinanciadas con fondos procedentes del programa europeo FEDER.

Además, el SESCAM cuenta con la aplicación denominada Clinicam, que permite al facultativo la captura de imágenes de las lesiones desde su dispositivo móvil. Estas imágenes son encriptadas y solo pueden utilizarse en la propia aplicación mientras permanezca almacenada en el dispositivo o a través de Dercam, una vez que la imagen se ha transferido a la historia clínica.

A través del módulo de teledermatología, los dermatólogos acceden a la historia clínica y a las imágenes de las lesiones cutáneas y les facilita la evaluación clínica con técnicas de telemedicina, permitiendo el diagnóstico y tratamiento de pacientes a distancia.

Esta organización está permitiendo la colaboración entre los diferentes centros hospitalarios del SESCAM, de tal manera que en aquellos que tienen problemas puntuales por ausencia de especialistas o con tiempos de demora más elevados, las teleconsultas son derivadas a otras gerencias y atendidas por sus dermatólogos.

Cuando la consulta de dermatología se hace empleando servicios de telemedicina, el 60 por ciento de los pacientes resuelven su problema sin necesidad de acudir a los servicios de Dermatología de los hospitales. Es decir, cuatro de cada diez terminan requiriendo ser vistos por el especialista.

El programa de Teledermatología comenzó a funcionar en Castilla-La Mancha en el año 2007 y para lograr la culminación de su implantación en toda la región se contó con la colaboración de la Sociedad Castellano-Manchega de Dermatología y con la implicación de los médicos de Atención Primaria.