El Servicio de Salud de Castilla-La Mancha ofreció el año pasado un total de 9.010 tratamientos podológicos gratuitos a pacientes diabéticos de la  Comunidad Autónoma para la prevención del pie diabético, en colaboración con el Colegio Oficial de Podólogos de la región. En lo que va de este año, se han realizado ya más de 5.600 tratamientos.

El pie diabético es una de las complicaciones más comunes de la enfermedad diabética y constituye uno de los principales motivos de consulta de estos pacientes. Requiere una atención permanente, además de una cuidada higiene por parte de las personas afectadas, ya que según su grado de afectación puede dar lugar a la aparición de graves úlceras y provocar la amputación total o parcial del pie.

Para poder acceder a las prestaciones podológicas gratuitas que ofrece el SESCAM, los pacientes diabéticos son derivados por el médico de familia al podólogo para su tratamiento de quiropodia básica y son atendidos por estos profesionales en un plazo máximo de diez días.

Estos tratamientos no suponen ningún coste económico para el paciente, ya que el reembolso de la consulta lo realiza directamente el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha al podólogo. Durante el año pasado, el convenio con el Colegio de Podólogos contempló un presupuesto de 85.750 euros, cantidad que se ha elevado a 93.880 durante el presente ejercicio.

La quiropodia básica consiste en la eliminación del engrosamiento de la piel y callos; corte y fresado de las uñas para la prevención del engrosamiento y hongos o micosis; exploración biomecánica, revisión de zonas de apoyo y descarga del pie y estado de hidratación de  la piel; y educación del paciente diabético de riesgo para el cuidado personal y vigilancia de sus pies.

Los pacientes diabéticos con derecho a esta prestación pueden elegir libremente la consulta a la que quieren ir de entre las recogidas en un listado de centros de podología que le entregan en sus centros de Atención Primaria, en el que actualmente están incluidos cerca de 115 podólogos.

De los 9.010 tratamientos podológicos gratuitos que se ofrecieron el año pasado, 2.563 corresponden a la provincia de Albacete, 2.688 a la de Ciudad Real, 774 a Cuenca, 399 a Guadalajara y 2.586 a la provincia de Toledo.

Prevención

Con la aplicación del tratamiento adecuado pueden prevenirse la mayoría de las úlceras. El cuidado podológico y la educación sobre los cuidados del pie para la prevención de las lesiones, ha demostrado que puede reducir el número de éstas.

Así, entre los consejos dirigidos a evitar las lesiones se encuentra lavar diariamente los pies en agua caliente y secarlos meticulosamente, prestando especial atención a los espacios interdigitales. Asimismo, se recomienda cortarse las uñas con cuidado e inspeccionar los pies con frecuencia buscando detenidamente zonas resecas y fisuras en la piel.

Por otra parte, hay que tener cuidado especial con los callos y las durezas, que deben ser atendidas por un podólogo. En cuanto al calzado, los zapatos deben ajustarse bien, sin apretar, y ser confortables, dejando espacio para que los dedos descansen en su posición natural.