Los II Broches Gastronómicos del Medio Rural darán diez distinciones este año y se ampliarán a los productores en 2023

La segunda edición de los Broches Gastronómicos del Medio Rural que otorga la Academia de Gastronomía de Castilla-La Mancha entregarán diez distinciones este año –dos por provincia–, a aquellos restaurantes situados en zonas escasamente pobladas o en riesgo de despoblación, y en la edición de 2023 prevén otorgar únicamente cinco galardones, ampliando también a los productores y otros sectores de la cadena alimentaria la posibilidad de ser premiados.

Así lo ha puesto de manifiesto este lunes el presidente de la Academia de Gastronomía de la región, José María San Román, tras la firma del convenio de colaboración firmado con el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, para la realización de estos premios, que incluye una aportación de 25.000 euros, algo más que en la primera edición, por parte del Gobierno autonómico.

San Román ha detallado que la primera edición de los Broches Gastronómicos del Medio Rural buscaba reconocer a aquellos restaurantes ubicados en localidades de menos de 3.000 habitantes que durante la pandemia y ahora «están trabajando en el medio rural y ayudando» contra la despoblación, evitando que el talento se vaya y dando vida a esos pueblos.

Con esta distinción se apoya a las empresas familiares o la gente joven emprendedora «que en vez de decidir irse a Madrid se quedan en sus pueblos y colaboran con sus padres y recuperan las recetas de sus abuelos», usando para ellos productos de la tierra y ofreciendo una bodega donde al menos el 70 por ciento lleve nombre de Castilla-La Mancha.

El plazo para presentar candidaturas a la segunda edición finaliza este mismo lunes y, a partir de ahí, se reunirá la Academia y decidirá los premiados y en qué lugar se celebrará la gala de entrega, que será fuera de la provincia de Toledo en el mes de octubre o noviembre.

CÁTEDRA DE GASTRONOMÍA

San Román ha incidido en «evitar que el talento se vaya fuera», en apoyar los productos de Castilla-La Mancha, y en hacer «que haya un precio y democratizar la gastronomía», porque así se apoya «que no se cierre un pueblo». En este contexto, ha avanzado la intención de la Academia de proponer a la Consejería de Agricultura «una cátedra de gastronomía en la Universidad».

De su lado, Francisco Martínez Arroyo, ha explicado que con este convenio de colaboración se «refuerza el compromiso» de ambas partes de dar continuidad a los trabajos de la Academia en favor de la gastronomía ya que sin ese apoyo «no hay forma de valorizar los productos del campo castellanomanchego».

El consejero ha defendido la idoneidad de reconocer a los restaurantes de los pueblos pequeños «porque habitualmente quedan fuera de las grandes guías que reconocen el buen hacer de los restauradores» y en ellos trabajan «hosteleros comprometidos con sus territorios y que dan valor a los productos que se obtienen en esos lugares».

Tras recordar que la Academia de Gastronomía de Castilla-La Mancha está «trabajando en más campos y más proyectos», ha valorado la labor que realiza con estos galardones «trasladando el mensaje del campo y el alma de Castilla-La Mancha, que es parte de nuestra esencia».

– patrocinadores –

Amazon 2022

Síguenos en redes

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Ir arriba