Se calcula que más de 5.000 refugiados han llegado al sur de Chad desde finales de diciembre, escapando de los enfrentamientos entre los grupos armados en la ciudad de Paoua. 20.000 más se han desplazado a otras partes del país.

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, está registrando y ayudando a miles de nuevos refugiados que llegan a Chad, en su mayoría mujeres y niños que huyen del reciente estallido de violencia en el noroeste de la República Centroafricana (RCA).

Se calcula que más de 5.000 refugiados han llegado al sur de Chad desde finales de diciembre, escapando de los enfrentamientos entre los grupos armados Mouvement national pour la libération de la Centrafrique (MNLC) y Révolution et Justice (RJ) en la ciudad de Paoua, ubicada en la prefectura de Ouham-Pendé. 20.000 habitantes de la ciudad se han visto desplazados a otras partes del país.

Junto a socios gubernamentales en Chad, ACNUR ha registrado hasta el momento a unos 2.350 nuevos refugiados en la aldea de Odoumian, ubicada a unos 15 kilómetros de la frontera de la República Centroafricana.

Muchos de ellos caminaron a pie para cruzar hasta los departamentos de las Montañas Nya-Pende y Lam en Chad. Las autoridades locales dicen que han llegado unos 5.600 refugiados desde el 27 de diciembre de 2017, cuando comenzó el reciente enfrentamiento. También se informó de que más de 1.000 refugiados han llegado a campamentos para refugiados de República Centroafricana ya existentes cerca de la ciudad de Goré.

Se trata del mayor movimiento de refugiados que tiene lugar desde la República Centroafricana, superando el total de 2017, año en el que alrededor de 2.000 personas huyeron a Chad. Muchos de ellos han denunciado violaciones generalizadas de los derechos humanos cometidas por grupos armados en aldeas fronterizas entre la República Centroafricana y Chad.

También te puede interesar:  Toledo rinde homenaje a Cisneros en el V Centenario de su muerte con una gran exposición de más de 300 piezas en la Catedral

La frontera con la República Centroafricana está oficialmente cerrada. ACNUR celebra el gesto humanitario de las autoridades chadianas al permitir la entrada de refugiados que buscan protección internacional a pesar del cierre.

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados también está ayudando a las autoridades chadianas a registrar a los recién llegados y proporcionarles asistencia; con el apoyo de organizaciones socias, ACNUR provee también de chequeos médicos a los muchos refugiados que llegan con problemas de salud (algunos incapaces de caminar, incluso).

Chad acoge a más de 75.000 refugiados de República Centroafricana- de un total de 538.000 hospedados en el conjunto de los países vecinos.

La situación humanitaria en la República Centroafricana sufrió un importante deterioro durante el segundo semestre de 2017.

La violencia armada y los ataques contra trabajadores humanitarios y cuerpos de paz han provocado un aumento del 50% en el número de desplazados internos, lo que elevó el total de 400.000 en mayo a 600.000 en fin de año. El número actual de refugiados y desplazados internos es el más alto jamás registrado para la República Centroafricana, casi una cuarta parte de una población de alrededor de 4,6 millones.

Fuente: http://www.acnur.org