La startup Castellano-manchega Aldous Bio fue creada en 2018 por Antonio Pellón, el emprendedor de Almonacid del Marquesado (Cuenca). Abandonó una carrera de 20 años en una importante multinacional de telecomunicaciones para crear una Startup en un pueblo de menos de 500 habitantes. En tan solo 1 años la Startup conquense ha pasado por cuatro de las mejores aceleradoras de España, ha sido incluida en el listado de las 500 empresas con más potencial para cambiar la alimentación a nivel mundial y ha recibido el premio al mérito empresarial de Castilla- La Mancha.

Actualmente, Aldous Bio está reuniéndose con diferentes inversores para cerrar su segunda ronda de inversión. Los fondos de dicha ronda irán destinados a construir nuevas instalaciones en Cuenca para multiplicar el porfolio de productos por 20, ampliar equipo y escalar un modelo de negocio testado durante los 2 últimos años. En estos momentos hay interés de más de una docena de inversores pero la startup conquense no quiere socios que únicamente aporten financiación. Según indica Pellón: “Nuestro modelo de negocio tiene KPIs consistentes desde hace más de 2 años, somos rentables desde el segundo mes de vida, hemos pasado por las aceleradoras más exigentes de España, y tenemos definido el plan a 3 años para escalar la compañía. Pese a que el momento coyuntural no es bueno, creemos que para nosotros es el momento ideal para sumar inversores estratégicos ya que creemos que el mejor momento para  buscar inversión es cuando tienes caja para un año como es nuestro caso”

Tras participar en aceleradoras de Madrid y Valencia como Lanzadera, La Nave y Km Zero Open Innovation Hub. Aldous Bio comienza en pocas semanas en Culinary Action, aceleradora Guipuzcoana promovida por Basque Culinary Center en San Sebastián.