Los profesionales de la Sanidad lamentan el colapso actual de la atención primaria.

Una cola en la puerta es estos días, la señalización más habitual de que estamos cerca de un centro de salud. La sexta ola ha vuelto a llevarse por delante los muros de la atención primaria. Su presión, se basa en la situación inabordable dada la altísima demanda, al ser necesario la actuación de los profesionales sanitarios en bajas y altas médicas, prescripción de pruebas PCR, antígenos, seguimiento de pacientes, junto al resto de actividades ordinarias, que no son pocas.

«No podemos más». La queja es compartida por todas las categorías profesionales que integran los profesionales de la sanidad en los distintos centros, mucho más en este momento en los de Atención Primaria.

En estos momentos“el 90 % de lo que atendemos es covid”, a lo que se añade la vacunación de gripe y COVID en los grupos de edad indicados. Es el “triple” de trabajo con plantillas menguadas, dado que los compañeros también se contagian y están de baja médica; el agotamiento es tremendo dado que llevamos seis olas del virus en casi dos años.

Las jornadas se prolongan más allá de lo establecido en los turnos de trabajode forma voluntaria por parte de los profesionales, en un ejercicio de responsabilidad hacia con los pacientes que en muchos casos no esta reconocido en modo alguno.

«las condiciones para la atención son malas, con un estrés enorme entre los profesionales que ven que no pueden hacer bien su trabajo y el cabreo de los pacientes que muchas veces la pagan con nosotros», señalan los compañeros.

Las medidas tomadas a día de hoy han resultado ineficaces, y se solicita una vez mas que todo lo relacionado con el COVID y los trámites burocráticos se saquen realmente de los centros sanitarios, para que los profesionales puedan realizar sus tareas ordinarias.

Han sido muchas las veces que, por parte de UGT, en época de menor demanda asistencial, se han propuesto soluciones al respecto, pero como siempre las soluciones en el peor momento posible. El sistema necesita del incremento de plazas estructurales o no podemos salir a buscar profesionales cuando hay escasez y los que quedan están con “el agua al cuello”; «Las soluciones tenían que haber venido antes, no acordarse de los centros de salud solo cuando hay colas»

Otra cuestión que demandan los profesionales de la Sanidad a la clase política de ámbito regional, provincial y local, es que “dejen de agitar el avispero”; no es el momento de convertir los problemas de la Sanidad en arma arrojadiza y les pide sensatez y no emprenderla contra los profesionales, bastante caliente este el tema, es el momento de buscar soluciones y sacar el trabajo adelante y no de buscar rédito de la actual situación, con independientemente del signo político.