La obra del pintor Antonio Sánchez Carretero se expone en las paredes de Clínica Otosalud – Dr. Ayala. La exposición bajo el título de “Luz de lápiz al óleo” está conformada por 19 cuadros en pequeño formato. Esta exposición, que está abierta al público en general, se suma a las otras cuatro exposiciones, de la fotógrafa ciudadrealeña, Marichén Ruiz de Castañeda y los pintores Feliciano Moya, Esperanza Ruiz y Ventura Caballero. que durante los dos últimos años ha llevado a cabo Clínica Otosalud –Dr. Ayala.

La obra de Antonio Sánchez Carretero se expone en la Clínica Otosalud - Dr. Ayala 1
No cabe duda que es una iniciativa que llena de satisfacción al Dr. Luis Ayala pues con ella, se trata de unir Arte y Salud, dando a conocer el trabajo de estos artistas y ayudando al paciente a disfrutar de un entorno relajante y agradable en un espacio sanitario distinto. Esta exposición del pintor Antonio Sánchez Carretero como las otras que organiza Clínica Otosalud – Dr. Ayala, se realizan de forma altruista, aunque de las ventas que se lleven a cabo, el artista donará un 3% a una organización benéfica.

Antonio Sánchez Carretero además de ser un talentoso pintor es decorador. Ha obtenido un diplomado en Artes Plásticas, con la especialidad de “Técnico en Proyectos y obras de decoración”, a la par de contar con una amplia formación en la pintura. El artista, ha venido exponiendo su obra desde 1979. En los últimos dos años ha participado en la exposición colectiva “Homage to God Poseidon in New York”, en la sala Sahira & Ventura Gallery en Nueva York, y en la colectiva “Color y otras sensaciones” en la Sala Santana Art Gallery de Madrid. Asimismo, ha obtenido numerosos premios, entre ellos el primer premio del cartel anunciador del Carnaval de Miguelturra (Ciudad Real) que ha alcanzado hasta en ocho ocasiones. Además ha ilustrado el libro “Arcoíris para un sueño”, editado por la Diputación Provincial, y la revista de creación literaria Manxa núm. XLII.

Su pintura es difícil de encasillar; se rige por las sensaciones que tiene en cada momento y va desde los dibujos surrealistas, sin modelos, que se pueden ver en la muestra de la Clínica Otosalud, a los óleos. Su estilo es luminista, retazos de luz convertidos al lienzo. Sánchez Carretero siente debilidad por el cuerpo humano, que en estos momentos realiza en pastel. A veces inventa los cuerpos, otras son posados aunque reconoce la dificultad de encontrar modelos. “La verdad es que me ha gustado mucho el paisaje pero el cuerpo humano ahora me parece un paisaje más interesante”.

En este sentido, la pintura tiene un proceso muy largo, explica el pintor, por horas del día, dependiendo de la luz. “A lo largo del día la luz cambia por lo que el trabajo toma un matiz distinto, de aquí la dificultad para lograr la luz inicial. Da igual que sea con un paisaje que con el cuerpo humano”.Su pintura puede ir desde realismo al surrealismo, por lo que su pintura es difícil de clasificar: “Mi cambio es radical, de crear una cosa de la nada como son mis cuadros surrealistas al trabajo figurativo, pintar lo que tengo delante con la luz correspondiente, tratando de evitar tener que recurrir a la fotografía”.

Para este pintor, su trabajo como decorador es complementario a su faceta de pintor, porque ambas artes se complementan. “Es gratificante, disfrutas con el trabajo. Los artistas no ven la vida de una forma comercial, buscan la belleza”. En el restaurante Los Pucheros (en Piedrabuena), realizó todos los murales “in situ” además de la decoración propiamente dicha. “Veo lo que le viene bien al espacio y compagino una cosa con otra, la decoración y la pintura, con el estilo que le venga bien, claro está”. En su web se puede conocer un poco más la obra de este artista en los dos campos: http://decocreativo.com/