La reunión de la Mesa de Reactivación Económica y Social de Ciudad Real ha abordado esta tarde la propuesta de las bases de las Ayudas del Fondo de Reactivación Económica que el Ayuntamiento de Ciudad Real destinará a las pequeñas y medianas empresas, dotado con 1 millón de euros.

La reunión de la Mesa de Reactivación Económica y Social de Ciudad Real ha abordado esta tarde la propuesta de las bases de las Ayudas del Fondo de Reactivación Económica que el Ayuntamiento de Ciudad Real destinará a las pequeñas y medianas empresas, dotado con 1 millón de euros.

El presidente del IMPEFE y concejal de Promoción Económica, Pedro Maroto, ha dado a conocer a las principales líneas de estas bases que se están preparando para estas ayudas. Se hará un reparto proporcional del fondo entre las empresas y autónomos que las soliciten, que tendrán una puntuación en función de diversos criterios, como el número de empleados.

Ninguno de los grupos políticos de la oposición ha aportado propuestas a exposición realizada, a la espera de su análisis más pormenorizado de las mismas. Una vez que la Mesa de Reactivación apruebe los criterios y el borrador de estas bases sea definitivo y en cuanto la Junta de Comunidades autorice la concesión de estas ayudas, se aprobarán por Junta de Gobierno Local y se publicarán.

Además, la portavoz municipal, Sara Martínez, ha dado a conocer otras medidas que desde el Equipo de Gobierno se van a llevar a cabo, como la próxima firma de un convenio entre FECIR y el IMPEFE para la puesta en marcha de un asesoramiento especial a autónomos y pymes en estas circunstancias, los programas de recualificación y el programa europeo URBACT de economía circular que llevará a cabo el IMPEFE, o medidas desde la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado “Ciudad Real 2022 Eco-Integrador”, cofinanciada por los fondos FEDER, o el Plan de Empleo 2020 a través del que se contratará a 210 personas durante 6 meses.

Los grupos políticos y los agentes sociales han aportado también sus propuestas sobre cómo debe contribuirse a la reactivación económica en la capital.

El presidente de FECIR, Carlos Marín, reconocía que es “un buen comienzo, pero un comienzo porque no sabemos el alcance que va a tener esta crisis. Ciudad Real es una ciudad de servicios, comercio, hotelería que tenemos que preservar: muchas pequeñas empresas y también alguna grande que hay que cuidar. Tenemos que ser ágiles y articular medidas para evitar la perdida de empleo y de trabajo de autónomos”.

Desde Comisiones Obreras, su secretario general en Ciudad Real, José Manuel Muñoz Expósito, consideraba que habría que detallar más la propuesta sobre el papel “para que las ayudas reviertan en una garantía de las condiciones laborales de los trabajadores, para que no haya pasos atrás y se respete lo acordado en las mesas de negociación.

Mariano León, el presidente de la Cámara de Comercio, agradecía la buena disposición del Ayuntamiento con los empresarios y con el tejido empresarial y apostaba por la digitalización y vías de comercio electrónico para que se extiendan las herramientas que permite la tecnología, y que en muchas ocasiones los empresarios eran reacios a utilizarlas.

Manuel Sobrino, de la UGT reconocía que “ahora es el momento de empujar, no de tirar… de ir adelante y no poner palos en las ruedas”.