Los planes de choque de lucha contra el fraude en la contratación temporal han impulsado la transformación de contratación temporal en indefinida y el aumento de la jornada en contratación a tiempo parcial en más de 7.800 empleos de la región, tal y como ponen de manifiesto los resultados presentados ayer por Castilla-La Mancha en el Consejo Rector de la Inspección de Trabajo.

Así lo ha destacado la viceconsejera de Empleo, Diálogo Social y Bienestar Laboral, Nuria Chust, que ha participado de manera telemática en el Consejo Rector de la Inspección de Trabajo en el que se han presentado estos resultados.

Nuria Chust ha destacado que la acción desarrollada por la Inspección de Trabajo influye de manear directa en la mejora en la calidad del empleo y en la lucha contra la temporalidad, destacando la regularización en materia de incrementos de jornada en el colectivo de mujeres.

Los planes de choque contra el fraude en la contratación temporal y en las jornadas parciales se han desarrollado en dos fases, primero desde agosto de 2018 hasta enero de 2019 y después desde septiembre de 2019 hasta marzo de 2020. Durante la reunión se ha puesto de manifiesto la incidencia en el desarrollo de estos planes de la crisis sanitaria, y de la declaración del estado de alarma en marzo de 2020.

En la ejecución de estos dos planes, el número de personas trabajadoras afectadas por las comunicaciones emitidas desde la Inspección de Trabajo fue de 13.579, 7.655 de ellos en el marco de los planes de choque contra el fraude en la contratación temporal y 5.924 en las actuaciones desarrolladas en la lucha contra el uso irregular de los contratos a tiempo parcial.

En el marco de esas cifras iniciales, el número total de contratos temporales transformados en indefinidos ha sido de 6.826, lo que supone que el 89,2 por ciento de las comunicaciones. Dentro de ese trabajo, el 60,3 por ciento, un total de 4.119 contratos transformados en indefinidos, corresponden a hombres, y el resto, 2.707 contratos, a mujeres.

Dentro de los planes de choque contra el uso irregular de la contratación a tiempo parcial, se ha procedido a incrementar la jornada en 1.023 contrataciones, lo que supone un 17,3 por ciento de las personas afectadas, de los cuales más de la mitad, hasta 743 casos, han supuesto un incremento de la jornada que supera el 50 por ciento de la que las personas afectadas tenían inicialmente en su contrato de trabajo.

En este ámbito, 379 de esas ampliaciones de jornada han afectado a hombres y 644, el 63 por ciento del total, a mujeres.