La Alvarada marca en rojo en el calendario la apertura al turismo de Cañete, su muralla medieval y la cascada del Postigo.

CCOO celebra que la creación de empleo en C-LM siga llegando también a los trabajadores de origen extranjero

La muralla musulmana del siglo X de Cañete (Cuenca) protege a sus vecinos y visitantes que deciden pasear por esta villa medieval, situada en pleno corazón de la serranía conquense. Junto a la vegetación de El Postigo, que descansa a los pies del municipio y de donde brota su cascada, este enclave natural es una verdadera joya.

Montse Poyatos, la alcaldesa de Cañete, considera que es difícil resumir todos los atractivos de esta localidad, pero destaca su especial encanto. Cañete acoge visitantes durante todo el año, pero especialmente en verano después de haber registrado cifras récord en comparación con los últimos años.

El Castillo de Cañete, de los más antiguos de España que perteneció al Califato de Córdoba, es una de las principales atracciones turísticas de la villa. Además, su muralla medieval es de las más largas del país y cuenta con tres puertas muy bien conservadas del siglo X, que representaban los principales accesos en la época musulmana: la Puerta de Las Eras, la de la Virgen y la de San Bartolomé.

También vale la pena visitar la plaza fortificada de Cañete, donde se ubica el Ayuntamiento y la iglesia de San Julián, así como adentrarse en las calles estrechas o en la iglesia de Santiago.

La Alvarada, una fiesta de Interés Turístico Regional que se celebra el primer fin de semana de agosto en honor a Álvaro de Luna, es un encuentro que convierte al municipio en un escenario medieval con mercados, combates, trovadores y comidas típicas medievales. También se destacan las fiestas patronales en honor a la Virgen de la Zarza en septiembre y las de San Antón en enero.

La alcaldesa de Cañete destaca que su localidad recoge turismo durante todo el año, aunque antes de la pandemia, la afluencia de público se centraba en otoño por su recolección de setas y por los colores de la naturaleza. Tras el auge del turismo de interior, Cañete atrae a visitantes de la región y de comunidades vecinas como Valencia o Aragón.

También te puede interesar:  Acuerdo entre patronal y sindicatos de Vinícola de Ciudad Real aumentará el salario anual de los trabajadores en 700 euros.

En cuanto a la oferta turística, Cañete ofrece una amplia variedad de actividades, desde precios más accesibles hasta opciones más lujosas. La naturaleza, la gastronomía y la práctica de senderismo y ciclismo son algunas de las opciones más populares. La gastronomía local es espectacular y destaca por su ajoarriero, morteruelo, gazpacho pastor y rolletes, preparados con materias primas de la zona.

En resumen, Cañete es una localidad encantadora que mezcla la riqueza patrimonial con la belleza natural de la serranía conquense, convirtiéndose en un destino turístico ideal en cualquier época del año.

– patrocinadores –

Síguenos en redes

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio