Juventud Manchega olvidada/ignorada

En el Año Europeo de la Juventud el Gobierno de Castilla-La Mancha sigue desoyendo a la juventud y sus peticiones. ¿Los resultados? A la cola de la emancipación juvenil, exiliadas y sin capacidad de participar en la vida política.

La situación de la juventud en Castilla-La Mancha es pésima. El Gobierno regional sigue olvidándose de los jóvenes de la región con una Dirección General de Juventud y Deportes que ignora al 50% de su trabajo: los jóvenes y su precaria situación. 

No sólo la Dirección General cuenta con un presupuesto bajo que ha ido decayendo constantemente con el paso de los años y que, por lo tanto, ha tenido repercusión en la juventud manchega, sino que además hay un claro propósito de ignorar a la juventud organizada. Eso a pesar de que los datos revelan que las políticas públicas de juventud son más que necesarias en nuestra región. 

Según el informe del Observatorio de Emancipación Juvenil del Consejo de la Juventud de España, “a finales de 2021, Castilla-La Mancha seguía siendo la comunidad autónoma en la que menos personas jóvenes estaban residiendo fuera del hogar familiar. Tan sólo el 10,8 % lo había logrado, lo que significaba haber alcanzado un mínimo histórico, tanto a nivel autonómico como estatal”. 

A pesar de estas cifras, han tenido que pasar seis meses desde su entrada en vigor para que el gobierno regional diga que va a poner en marcha el Bono Alquiler Joven la semana que viene (y esperemos que sea así), del que recibirá un total de 16 millones. Además, no sólo es necesario que se ponga en marcha el proceso para que los jóvenes puedan convertirse en beneficiarios del bono, sino que se necesitan medidas urgentes y necesarias para paliar los efectos de la vigente crisis económica en la juventud destinadas a la ayuda para acceder a una vivienda y, por ende, a desarrollar su proyecto vital dentro de nuestra comunidad. 

Sumado a esto, la triste realidad es que la medida estrella de este Gobierno es un Plan de Retorno con el que sólo han regresado 600 personas jóvenes desde 2017 de las 70.244 que se han ido a otro país y de las 22.421 que lo han hecho a otras comunidades (según CCOO). Las cifras, sin duda, nos vuelven a mostrar una realidad clara: sin políticas para el empleo y la emancipación, la juventud castellano-manchega no puede volver a la nada. 

Por otra parte, resaltar que han pasado más de cinco años desde que la juventud organizada a través de diferentes organizaciones, pide al Gobierno un Consejo de la Juventud que pueda hacer incidencia en las políticas públicas para así mejorarlas. Está claro que no conocer la realidad de la juventud de primera mano está llevando a la inactividad política en este ámbito y pasando factura: nos encontramos con un PSOE que no piensa en su juventud.

Está más que claro. Castilla-La Mancha se encuentra a la cola de la emancipación juvenil y, además, una gran cantidad de jóvenes tienen que irse fuera si quieren desarrollar su proyecto de vida. Este panorama de la juventud solo refleja que es más necesario que nunca escuchar a la juventud y sus propuestas, pues la precariedad que viven sólo los deja una opción: salir de nuestra comunidad para realizar su proyecto vital en otro lado.

Artículo de opinión: Ana Villaseñor Horcajada
Responsable del Área de Juventud de Izquierda Unida C-LM

– patrocinadores –

Amazon Prime para niños

Síguenos en redes

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Ir arriba