Castilla-La Mancha ha puesto a disposición del Estado el potencial de la industria regional y toda su capacidad productiva para la fabricación de equipamiento sanitario y equipos de protección individual con los que abastecer a los equipos médicos que se enfrentan a diario al coronavirus.

Lo ha hecho en la Comisión Sectorial de Industria, Comercio y Pyme la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, que ha trasladado a este órgano interterritorial el primer paquete de medidas que ha puesto en marcha el Ejecutivo autonómico para tratar de limar el impacto del coronavirus en el tejido empresarial de la región y ha pedido al Gobierno central el refuerzo de algunas medidas destinadas a impulsar la recuperación de las empresas.

Patricia Franco ha tomado parte de manera telemática en la Sectorial convocada por el Ministerio de Industria con el coronavirus como orden del día, donde el Ministerio ha pedido la puesta en común de aquellas medidas que se están impulsando desde el ámbito autonómico para minimizar el impacto económico del coronavirus.

La consejera ha agradecido al Ministerio la labor de coordinación que desarrolla para servir de nexo de unión entre las administraciones regionales a la hora de poner en común políticas que puedan servir de estímulo para el tejido empresarial, propiciando esos espacios comunes de trabajo intercomunitario que abanderó el presidente regional, Emiliano García-Page; y ha reiterado que la industria regional está “a disposición del Estado con todo su potencial y toda su capacidad productiva para la producción del equipamiento sanitario que tan necesario es en estos momentos”.

Patricia Franco ha señalado como ejemplo el de dos factorías, radicadas en Talavera de la Reina y San Pablo de los Montes, que iniciaron anoche la producción de mascarillas sanitarias con materia prima procedente de Asturias, y cuyo potencial de producción se estima entre 20.000 y 30.000 mascarillas diarias.

En el marco de la Comisión Sectorial, la consejera de Economía, Empresas y Empleo del Gobierno de Castilla-La Mancha ha trasladado algunas propuestas para las políticas de estímulo económico de calado nacional, tales como la flexibilización en las condiciones de justificación en materia de mantenimiento de puestos de trabajo en las líneas directas de financiación a las empresas que emanan del Estado, tales como Reindus o CDTI, propuesta que entronca con la flexibilización puesta en marcha por Castilla-La Mancha en el marco de sus políticas de ayudas; reforzar el apoyo a las Sociedades de Garantía Recíproca para subrayar su papel como refuerzo de garantías para los proyectos empresariales; ayudas directa a los proyectos de I+D+i de las pymes más allá de los préstamos; y un plan de promoción internacional ambicioso que incluya ayudas directas a la internacionalización para recuperar el pulso exterior cuando la crisis haya pasado.

- todos contra el coronavirus -Recomendaciones contra el coronavirus para mayores