Hoy se ha puesto la primera piedra de la tercera fase del pabellón ferial, que contará con 31.309 metros cuadrados construidos de superficie expositiva

El presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en compañía de representantes de la Corporación Municipal del Ayuntamiento de Ciudad Real han puesto esta mañana la primera piedra de las obras de la tercera fase del pabellón ferial de Ciudad Real, una actuación que permitirá incorporar 9.800 metros cuadrados más a un recinto que reunirá, en seis meses, un total de 31.309 metros cuadrados construidos de superficie expositiva.

La voluntad del presidente de la Diputación es que se convierta en referencia nacional para la celebración de ferias, congresos y eventos

El presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en compañía de representantes de la Corporación Municipal del Ayuntamiento de Ciudad Real han puesto esta mañana la primera piedra de las obras de la tercera fase del pabellón ferial de Ciudad Real, una actuación que permitirá incorporar 9.800 metros cuadrados más a un recinto que reunirá, en seis meses, un total de 31.309 metros cuadrados construidos de superficie expositiva.

pabellón ferial de Ciudad Real

Si se cumplen las previsiones, como ha venido ocurriendo hasta ahora, para FENAVIN 2023 los pabellones provisionales serán historia. En cuatro años, desde 2017. la institución provincial ha hecho realidad un proyecto pretendido desde hace casi dos décadas para la capital de la provincia.

Caballero ha mostrado su satisfacción por el inicio de la última y definitiva fase del pabellón, sobre todo porque con ello se solventa una carencia que presentaba la capital de la provincia, ya que impedía acoger con garantías grandes eventos comerciales con la consiguiente amenaza que suponía para el futuro de FENAVIN, la mejor feria del vino español del mundo.

Para Caballero, se trata de una infraestructura necesaria, una aportación a la ciudad que dejará huella. Y ha añadido que, si en las instituciones son inteligentes y capaces de trabajar juntos, el pabellón se convertirá en un gran revulsivo para la ciudad, la provincia y la región.

Ha hecho especial hincapié en el trabajo conjunto porque en el pasado ocurrió todo lo contrario en torno a la construcción de un nuevo pabellón, como pretendían la Diputación y el Gobierno de Castilla-La Mancha. La situación ahora es diametralmente distinta, atrás quedaron los tiempos de conflicto institucional, y en tan sólo cuatro años se ha logrado contar con más de 31.000 metros de exposición construida y unas instalaciones modernas, funcionales, a la vanguardia y dotadas de la última tecnología, propias del Siglo XXI, que se ponen al servicio de los intereses de los hombres y mujeres de la capital, de la provincia y de la región. Un recinto que, según ha dicho Caballero, echa a andar con la voluntad de las administraciones implicadas de convertirse en referencia nacional para la celebración de eventos, ferias y congresos.

 «En Ciudad Real tenemos capacidad para celebrar ocho eventos distintos a la vez en unas instalaciones que han tenido un coste muy razonable», ha indicado el presidente de la Diputación, quien ha recordado que la inversión asciende a 20 millones de euros incluyendo los gastos en tecnologías y servicios. Un montante que, comparado con los 60 millones de euros que se tenían previsto invertir cuando se proyectó la construcción de un nuevo pabellón ferial, es sensiblemente menor.

Una actuación que ha llevado a cabo la Diputación de Ciudad Real sin detraer recursos económicos que se destinan a mejorar nuestros pueblos y la calidad de vida de los hombres y mujeres de la provincia. A este respecto, Caballero ha asegurado que en estos momentos la institución provincial colabora con la junta en la realización de planes e iniciativas y está ejecutando obras y diversas actuaciones en todos los pueblos de la provincia por 101 millones de euros con los ahorros acumulados desde 2015.

 García-Page, por su parte, ha asegurado que hay pocas instituciones tan saneadas y tan decentemente gestionadas como la Diputación de Ciudad Real. Y por eso, según ha comentado, se puede permitir construir un pabellón ferial. Es algo muy importante, en opinión del presidente de Castilla-La Mancha, pero también lo es, atendiendo a sus manifestaciones, que la institución y su presidente tengan voluntad de afrontar grandes proyectos, como ha demostrado con la organización de la Feria Nacional del Vino.

 García-Page ha afirmado que el motor tractor del pabellón ferial ha sido la Feria Nacional del Vino, pero que no hay que obviar que con las nuevas instalaciones se están abriendo otras opciones, oportunidades y caminos, «que es la parte más hermosa de la política, contribuir a que la Ciudad Real de dentro de 20 o 30 años no se parezca a lo que hay. Tras recordar el intento de llevarse FENAVIN a Toledo en el mandato 2011-2015, Page ha comentado que, en previsión de que puedan soplar malos vientos, se ha institucionalizado la proyección y la protección a FENAVIN en la Ley de la Viña y el Vino de Castilla-La Mancha.

Tres naves unidas

La tercera fase del pabellón ferial contará con una calle central como eje vertebrador que cumplirá tres funciones: el acceso a los pabellones, la conexión con los existentes y vestíbulo exterior previo a la entrada de los tres nuevos cuerpos, que son muy distintos.

El primero es el que hace de fachada con el Camino Viejo de Alarcos y tiene un acceso directo a la calle principal para facilitar el flujo de entrada al recinto y las acreditaciones. Por su parte, el segundo ha sido concebido como un espacio multiusos y se ha elevado la altura de seis a diez metros, posibilitando la celebración de cualquier evento. Además, se han eliminado los pilares intermedios, logrando una superficie diáfana similar a la plaza de la Constitucion de Ciudad Real.

El tercer pabellón de la tercera fase tiene fachada con la segunda ronda y posibilitará, junto a los anteriores y los ya construidos un recinto ferial flexible y funcional capaz de responder a las necesidades de cualquier evento.

Con todo ellos se forma una feria de 31.309 metros cuadrados y se creará un conjunto unificado con la misma imagen exterior. Se emplearán materiales robustos y duraderos pintados de negro para proyectar la filosofía que lo importante no es el contenedor, sino el continente. El pabellón será, «una máquina para exponer», en palabras de Pérez Parada, el conocido arquitecto ciudadrealeño que ha realizado el proyecto.

Decir, por último, que en la cápsula del tiempo introducida a mediodía de hoy en los cimientos de los pabellones de la tercera fase del pabellón ferial se han introducido monedas de curso legal, las banderas de España, de la Unión Europea y de Castilla-La Mancha, así como un ejemplar del diario Lanza del día que empezó la XI edición de la Feria Nacional del Vino, y otro de La Tribuna del Ciudad Real con fecha de hoy. Asimismo, ha sido introducida una copia del acta de comprobación de replanteo de la obra que ha sido firmada por José Manuel Caballero y por Emiliano García-Page.

– patrocinadores –

Síguenos en redes

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Ir arriba