El riesgo de contagio por el coronavirus al hacer la compra es muy pequeño, pero no está de más que extremes las precauciones antes de salir de casa, durante el tiempo que permaneces en el supermercado y también al llegar a tu hogar. Estos consejos te ayudarán a ir sobre seguro.

Hacer la compra: pautas a seguir

hacer la compra, mercado, supermercado, alimentos

Tal y como la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) ha concluido, no hay pruebas de que los alimentos puedan ser una fuente o vía de transmisión de COVID-19. Sin embargo, a la hora de hacer la compra, siempre pensamos en el riesgo potencial de contagiarnos o de contagiar a otros, cuando vamos a un gran espacio al que acude mucha gente y donde tocaremos lo que ya han tocado muchas personas. Además, también se sabe que el nuevo coronavirus es capaz de sobrevivir hasta 72 horas sobre superficies como acero o plástico. Para evitar la más remota posibilidad y para que hacer la compra no te cree ansiedad, nada como seguir unas conductas de prevención básicas pero muy efectivas.

Antes de ir al mercado, planifica la compra

hacer la compra, planificar

De lo que se trata es de permanencer el menor tiempo fuera de casa al hacer la compra, por lo que es preferible realizar una importante a la semana que muchas pequeñas en distintos días; además, así te ahorras también las largas colas que se forman delante de los supermercados. Piensa en comida duradera que puedas congelar y haz una lista con las distintas categorías -carnicería, verdulería, pescadería- para ir tiro hecho. Por último, organiza el espacio en frigorífico y armarios para dejar hueco a los alimentos que vayas a traer, limpiando el interior con agua jabonosa. Y si tienes que llevar coche, recuerda que solo puede ir una persona.

¿Llevamos nuestra bolsa o la del supermercado?

hacer la compra, bolsa de la compra

Siempre resulta más recomendable llevar las bolsas o el carrito propio para hacer la compra. Si necesitamos uno grande del mercado, lo mejor es meter los productos en nuestras bolsas a colocarlos directamente en aquel. En cualquier caso, las bolsas deben lavarse al regresar a casa tanto si son de tela o rafia (en lavadora) como las de plástico (a mano, con agua jabonosa).

¿El teléfono, déjalo en casa

hacer la compra, teléfono móvil

Aunque es una costumbre bastante difícil de desterrar, al hacer la compra no se debería llevar el teléfono móvil, pues es un importante foco de transmisión de la Covid-19. Hablar por teléfono cerca de los alimentos, tocar el móvil con los guantes y después manipular los productos… Incluso, levantarse la mascarilla para hablar con más comodidad: todo ello son prácticas de riesgo que exponen a la zona que nos rodea a la propagación del virus.

Al llegar, normas que debes respetar

hacer la compra, supermercado

Como el acceso es limitado para no crear aglomeraciones, antes de entrar al mercado es bastante probable que hagas cola. Recuerda respetar la distancia de seguridad de 2 metros. A la hora de coger un carrito, puedes emplear una toallita húmeda con desinfectante o un pañuelo de papel con un poco de lejía para limpiar el asa. Muchos mercados y supermercados disponen de guantes de plástico y gel con hidroalcohol. Si llevas tus propios guantes, puedes ponerte estos otros encima, que desecharás en una papelera al salir.

Mascarillas, guantes y distancia, haz buen uso

hacer la compra, tarjetade crédito

Tanto los guantes como la mascarilla, una vez colocados no deben tocarse, porque se infectan. Y evita en lo posible los tics automáticos, como tocarte la cara, los ojos, la nariz… Al hacer la compra, y en especial si se va a adquirir fruta, sería muy recomendable usar unos guantes nuevos en los expendedores de esta sección.

Otra recomendación respecto a los carritos es dejarlos aparcados en puntos que no obstaculicen el paso y llevar los alimentos y productos a ellos, en vez de hacerlo al contrario: así también se reducen cruces y aglomeraciones innecesarios. Aunque a veces resulte difícil, mantén siempre las distancias con los clientes y no toquetees los productos. Si te acercas a un anaquel y hay otra persona que está cogiendo lo mismo que tú quieres, espera a que termine manteniendo la distancia de seguridad de dos metros. Por último, en las cajas, paga con tarjeta de crédito mejor que con dinero en efectivo.

¿Cómo actuar al regresar?

Aquí acaba el periplo, tu hogar es el lugar más seguro. Pero después de hacer la compra, ¿qué? ¿Tienes que lavar todos los productos, incluso fruta y verdura, con agua y jabón? Te lo explicamos en cuatro pasos. Eso sí, no traspases el umbral sin descalzarte y deja los zapatos en el descansillo. Puedes ponerte unas zapatillas que tengas en la puerta para llevar las bolsas a la cocina, disponiéndolas en la zona del fregadero.

Lávate bien las manos con agua y jabón -con los guantes puestos- y depués retíralos y vuelve a lavarte las manos para quitarte la mascarilla sin tocarla por el centro, sino retirando las gomas.

Así se limpian alimentos y superficies

hacer la compra, lavar alimentos

Es el momento de retirar todos los envoltorios de plástico, bandejas de poliestireno y de cartón antes de guardar su contenido en el frigorífico. Para limpiar los envases no porosos, como las botellas de plástico, los tetrabricks, latas de conserva, etc. puedes utilizar una gamuza que habrás humedecido con agua y lejía (en una dilución de 10 ml por cada medio litro de agua). Sin embargo, para lavar frutas y verduras, bastará con que las pongas debajo del chorro de agua y nada más.

Una vez desinfectada y colocada la compra, el último paso es limpiar bien las bolsas, lavándolas, o el carrito, desinfectándolo por dentro y por fuera con agua jabonosa o con la dilución antes mencionada.

Termina con la encimera, el fregadero y el pasillo

Small, functional kitchen with wooden countertop and hexagonal floor tiles

Las superficies que hayan estado en contacto con los productos y alimentos también tienen que limpiarse del mismo modo: agua, jabón y lejía dejan perfectas la encimera, el fregadero y el pasillo que desde la puerta lleve a la cocina. Aprovecha y pasa también un paño humedecido por interruptores de la luz y picaportes que hayas tocado. ¡Objetivo cumplido!

Hacer la compra extremando las precauciones minimizará el riesgo de contagio para ti o tu familia. Nada como vivir más tranquilo siguiendo unas pautas tan sencillas, ¿no te parece?

Más en la Revista de Decoración de interiores y Hogar.