La Guardia Civil de El Toboso, Miguel Esteban y Campo de Criptana intervino en una fiesta en entre Campo de Criptana y Miguel Esteban con más de 300 jóvenes que estarían incumpliendo la normativa Covid-19.

Una fiesta «rave» en una finca situada en la CM-310 dentro del término municipal de Campo de Criptana (Ciudad Real) que congregaba a más de 300 personas llegadas de todas partes de España, Madrid, Galicia, Andalucía, Comunidad Valenciana, Cataluña y también de Castilla-La Mancha.

La llamada a través de redes sociales provocó la masificación de lo que en principio parecía ser un cumpleaños. Según declaraciones de los asistentes a diversos medios llego no están cometiendo ninguna irregularidad porque entienden que mantienen la distancia de seguridad.

Además de las unidades de la Guardia Civil de El Toboso, Miguel Esteban y Campo de Criptana también acudió el Seprona y la Unidad de Seguridad Ciudadana de Ciudad Real.