La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez,puso de manifiesto la firme voluntad del Gobierno regional de poner en marcha las infraestructuras sociales que en su día fueron paralizadas por el Ejecutivo anterior. De esta forma se busca recuperar los estándares de atención social previstos para los ciudadanos en  la comunidad autónoma.

Sánchez lo destacó durante la inauguración de una nueva residencia de mayores del municipio de Molinicos en la provincia de Albacete. Estuvo presente el presidente regional Emiliano García-Page. Este fue uno de los proyectos que quedó paralizado en la legislatura anterior y que ahora fue puesto en funcionamiento.

La consejera ha destacado que hoy “es un día muy emotivo y muy importante” por una inauguración que “tanto esfuerzo ha costado” y al ser uno de los primeros encargos que recibió como titular de Bienestar Social en esta zona de la provincia albaceteña tras comprobar que había muchas residencias cerradas y “no porque no hubiera mayores que las necesitaran”.

Con la inauguración, el presidente García-Page avanza en el cumplimiento del Plan de Infraestructuras Sociales Horizonte 2020, un plan que fue diseñado para que la ciudadanía disponga de 122 recursos sociales que permanecieron cerrados en la legislatura anterior. Antes de que finalice 2018 se habrán abierto 54 recursos, un 45 por ciento del total del plan.

Además, la Residencia ‘Hogar de Molinicos’ ha abierto sus puertas con más profesionales que usuarios, “algo excepcional y que aporta un valor fundamental a esta residencia”, ha destacado Sánchez y que se realiza gracias a la gestión conjunta de la entidad ARALIA con la residencia de Riópar ‘Calares del Río Mundo’.

Sánchez ha destacado que se siente “orgullosa” de formar parte de un Gobierno eminentemente social donde las personas son lo primero, y “sobre todo las personas más necesitadas y las personas más vulnerables”.

Así, señaló que una de las prioridades del Gobierno regional es atender a las personas de mayor edad, su entorno, poniendo a disposición apoyos en el hogar con recursos de teleasistencia, pero también con apoyo sociosanitario de las residencias, donde pueden ser cuidados y obtener la atención que necesitan, y para que “también puedan pasear por su pueblo si así lo desean”, facilitando así un lugar de alojamiento y un espacio de convivencia que propicia el desarrollo de las relaciones personales, garantizando los derechos de los mayores y el respeto a los valores individuales.

Pero además, con la apertura de este centro el Ejecutivo autonómico apoya el desarrollo de las zonas rurales, generando empleo especializado y de calidad, cumpliendo así con un compromiso electoral, porque, ha destacado la consejera, “atender a las personas es el objetivo fundamental de Castilla-La Mancha, pero también pensamos en crear empleo y que la gente se quede en su entorno arraigada a la tierra y puedan salir adelante.”

Por su parte, la alcaldesa de Molinicos, Dolores Serrano, ha querido agradecer el esfuerzo y voluntad de la Consejería de Bienestar Social para que esta residencia vea la luz, y al presidente que haya cumplido con su palabra.