La directora provincial de Sanidad, María del Prado Carretero, ha recomendado a los toledanos que forman parte de los grupos de riesgo que se vacunen para prevenir la gripe y sus posibles complicaciones, así como para mantenerse saludables durante la temporada en la que esta enfermedad tiene su mayor incidencia.

Carretero ha subrayado que la vacunación contra la gripe es la medida más eficaz para evitar la aparición de complicaciones causadas por el virus entre la población de riesgo y ha añadido que “es una de las medidas de prevención de salud pública más eficaz en beneficio de la ciudadanía”.

Así, Carretero recordaba que la vacuna de la gripe va dirigida a esos grupos de riesgo que, en caso de contraer la enfermedad, pueden sufrir complicaciones graves. Es el caso de las personas mayores de 65 años y de los adultos y niños con enfermedades crónicas, especialmente si se complica con una bronquitis o neumonía, así como en el caso de los colectivos que pueden contagiar la gripe a población de riesgo como cuidadores, profesionales sanitarios y de emergencias o fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y a aquellos trabajadores expuestos a virus aviares o porcinos.

La campaña de vacunación se inició el pasado martes, día 23, y concluirá en el mes de febrero de 2019, si bien se pretende que la vacunación se lleve a cabo durante los meses de noviembre y diciembre, de modo que la mayor parte de la población esté vacunada en el mes de enero, ya que es en el que se produce el mayor pico de incidencia de la gripe. Las personas que se quieran vacunar deberán dirigirse a su centro médico de referencia.

La directora provincial de Sanidad ha señalado que en la provincia de Toledo se van a distribuir 89.300 vacunas, de las cuales 63.000 serán para el área de Salud de Toledo y 26.300 se distribuirán en el Área de Talavera.

Asimismo, ha recordado que también se da cobertura, con 9.800 vacunas, a varias zonas básicas de salud de la provincia de Toledo incluidas en el Área de Salud Mancha Centro.

María del Prado Carretero ha incidido en que la información es la mejor herramienta para que los ciudadanos puedan adoptar las medidas necesarias para hacer frente a la gripe y por ello se ha iniciado en toda la región una campaña informativa de prevención y actuación ante la gripe, compuesta por cartelería y dípticos.

Es una campaña destinada a reforzar la información dirigida a la población en relación a la campaña de vacunación que da respuesta a algunas preguntas como cuándo hay que vacunarse, qué hay que hacer para vacunarse, quién debe hacerlo o qué efectos secundarios puede tener la vacuna, así como las probabilidades que hay de padecer la gripe tras la vacunación.

Como en años anteriores, también está prevista la difusión de una campaña que ayude a evitar el contagio de la gripe y las medidas a tomar si ya se ha producido el contagio.

La directora provincial de Sanidad hacía hincapié en que la gripe es un importante problema de salud pública, por la mortalidad que ocasiona en pacientes que tienen una patología de base, así como por la morbilidad que ocasiona y los importantes costes económicos y sociales que origina, ya que aproximadamente el 10 por ciento de la población se ve afectada anualmente por el virus de la gripe.

El virus de la gripe tiene un periodo de incubación de unas 48 horas, se transmite por el aire, al toser y estornudar, siendo sus principales síntomas: fiebre de hasta 39º, escalofríos, dolor de cabeza, dolores musculares, estornudos, tos intensa y persistente, rinorrea, lagrimeo y faringitis leve.

Estos síntomas, en ocasiones, se pueden confundir con los de otras patologías respiratorias, por lo que es conveniente consultar siempre con el médico de Atención Primaria o el pediatra.

Por último, para evitar el contagio se aconseja el lavado de manos frecuente, taparse la boca al toser o estornudar con el brazo y el uso de pañuelos desechables, entre otras medidas.