El viceconsejero de Empleo y Relaciones Laborales, Francisco Rueda,aseguró en las Cortes de Castilla-La Mancha que el éxito del Plan del Retorno del Talento, que el Ejecutivo regional puso en marcha hace un año,  se debe  al factor humano desde una doble perspectiva. Por un lado, el talento de los jóvenes profesionales emigrados y, por otro, el trabajo de los mediadores.

Sobre los primeros, Rueda destacó la determinación y capacidad de emprendimiento para iniciar un proyecto personal en el exterior, superando con éxito los primeros años duros de desarraigo y de adaptación a la nueva realidad laboral, cultural y social.

Sobre los segundos, los mediadores y mediadoras, ha significado que el programa ancla su éxito en el trabajo de esta red profesional la mayoría incorporados en los últimos tres años al servicio público de empleo de Castilla-La Mancha. “Un equipo motivado, formado y comprometido con el proyecto que ha sabido desarrollar un trabajo a menudo complejo, que combina múltiples conocimientos y competencias, no sólo de orientación o del mercado de trabajo  sino también de la realidad laboral en diferentes países, de trámites y gestión del regreso”, ha dicho.

En su paso por las Cortes, el viceconsejero abogó por un Plan Nacional de Retorno del Talento, abierto y cooperativo, diseñado con la participación de los diferentes colectivos, asociaciones de migrados, comuniades autónomas, organizaciones juveniles y agentes sociales. La estrategia debe fomentar los lazos y redes de cooperación entre los centros educativos, de investigación y las empresas españolas con otros centros y empresas extranjeras.

Una propuesta que nace al abrigo del buen funcionamiento de este programa en Castilla-La Mancha, cuya plataforma http://retorno-talento.castillalamancha.es ha recibido, hasta la fecha, 65.537 visitas, 180 diarias, con 8.776 visitantes únicos. Los cinco países desde los que se reciben más consultas son Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania e Irlanda, pero también hay del resto del mundo, de países como Corea del Sur, Chile, Perú, Bélgica, Portugal, Países Bajos, México, Argentina, Italia o Venezuela.

En este tiempo, se han inscrito 323 emigrantes castellano-manchegos solicitando ayuda para regresar. Cuentan con una buena representación ocupaciones del sector sanitario, atención social, educación, diseño e imagen, pero también ingenierías y arquitectura. De todos ellos, a 226 se les asignó un mediador o mediadora para prestar atención personalizada. El resto ya ha retornado satisfactoriamente, o no cumple con alguno de los requisitos para formar parte del plan.

De los 321 emigrados que se inscribieron en la plataforma, 138 ya han vuelto con un puesto de trabajo; tres en la administración, cuatro han puesto en marcha proyectos de autoempleo y 131 con contratos de trabajo por cuenta ajena, de los que 39 son indefinidos y 92 temporales. Prácticamente todos los jóvenes inscritos que han conseguido un empleo lo han hecho en un plazo medio de 3,5 meses a partir del momento de su inscripción.

Referente

El viceconsejero indició que el programa de Retorno de Talento de Castilla-La Mancha es una referencia a nivel nacional, siendo visitado por servicios públicos de empleo de otras zonas como Baleares, Extremadura o la red Eures de servicios públicos de empleo europeo. El objetivo es exportar o trasladar los factores exitosos a nuevas experiencias. Así, advirtió que junto al humano, otro factor de éxito del plan es el cambio en las expectativas económicas y laborales de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, con una mejora sensible en los últimos tres años, y en particular para los jóvenes.

En este punto, ha recordado que la tasa de paro de menores de 25 años ha bajado desde 2015 en 13,84 puntos porcentuales, desde el 58,72% hasta el 44,88%, y que la tasa de empleo en ese mismo periodo ha crecido en 6,26 puntos, desde el 14,86% al 21,12%, por encima de lo que lo ha hecho en el conjunto nacional que fue de 4,5 puntos. En estos tres años, se han creado en Castilla-La Mancha 10.700 nuevos empleos para jóvenes, un incremento del 36,9% por encima del nacional que ha sido del 24,3%.

Giro en el saldo migratorio

Del mismo modo, Rueda ha apuntado que el saldo migratorio de jóvenes en Castilla-La Mancha está cambiando de signo y que en 2016 fue levemente positivo con 911 jóvenes residentes más y en 2017 se confirma el cambio de tendencia con un saldo positivo de1.983 jóvenes.