El Ejecutivo castellano-manchego va a respaldar al Ayuntamiento de Almonacid del Marquesado (Cuenca) en su intención de conseguir que ‘La Endiablada’ obtenga la declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional. Hablamos de una de las tradiciones más antiguas de España que se celebra en los primeros días de febrero en honor a la Virgen Candelaria y San Blas, y está declarada de Interés Turístico Regional desde el año 2010.

El presidente regional, Emiliano García-Page, quien ha asistido hoy por tercera vez a la celebración de ´La Endiablada’, ha puesto de relieve la importancia de respetar y mantener vivas las tradiciones porque tienen una gran importancia “desde el punto de vista turístico y cultural”.

No en vano, aseguró que buena parte del crecimiento que está demostrando el turismo en España, “donde se están batiendo récords”, tiene que ver con la experiencia cultural “y con la profundidad de nuestras raíces”. Asimismo, ha reseñado que para mucha gente que tuvo que emigrar, el retorno a su lugar de origen para celebrar las fiestas “es casi una obligación, un punto de reencuentro y un elemento de convivencia muy importante”.

En esta misma dirección, destacó que las tradiciones “nos arraigan a nuestra historia” y que, en un momento como el actual “donde hay gente en España que busca reinventar la historia y torcerla, es importante que nos sintamos orgullosos y que nos reencontremos con ellas” pues, a su juicio, se trata de “la mejor manera” de saber a dónde vamos y de dónde venimos.

Por su parte, el alcalde local, Álvaro Martínez, explicó que solicitarán al Gobierno de España que la fiesta tenga la declaración de Interés Turístico Nacional, pero que por encima de las catalogaciones oficiales, se trata de una manifestación “reconocida incluso a nivel internacional”.

De otro lado, el vicepresidente primero del Gobierno regional, José Luis Martínez Guijarro, ha recordado que ésta es “una de las fiestas más emblemáticas de Castilla-La Mancha”, y se ha mostrado partidario de que las administraciones respalden a los pueblos de la región “que están trabajando cada día en favor de la conservación de estas tradiciones y fiestas, que son un indudable atractivo turístico y parte de nuestra seña de identidad”, ha apostillado.