El Gobierno de Castilla-La Mancha ha pedido al Ministerio para la Transición Ecológica, del que depende la gestión energética estatal, que aumente la capacidad de evacuación de energías renovables de la región. Así se lo ha hecho llegar la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, al secretario de Estado de Energía, José Domínguez, en el transcurso de una reunión que se ha celebrado hoy en la sede del Ministerio en Madrid.

La consejera Patricia Franco, que ha estado acompañada por el director general de Industria, Energía y Minería, José Luis Cabezas, ha indicado a este respecto que Castilla-La Mancha presenta “unas condiciones extraordinarias” por su alta eficiencia en rendimiento de energía solar, suelo disponible a buenas condiciones de mercado y un Gobierno favorable a las energías limpias que ayuda y facilita los plazos y la tramitación.

“En Castilla-La Mancha tenemos más de 10.000 megawatios avalados, 2.600 en tramitación, y tenemos una capacidad de evacuación de 4.000 megawatios. Si somos capaces de ampliar la capacidad de evacuación se podrán materializar más proyectos”, ha explicado la titular regional de Economía.

Hizo alusión a la “necesaria y urgente” construcción de la líneas ‘Transmanchega’ que une la localidad de Manzanares con el polígono Romica en Albacete, de 400 kilowatios. En este sentido, mencionó otras subestaciones en la región que también cuentan con un gran interés por parte de los inversores.

Junto a este asunto, la consejera, ha abordado con el secretario de Estado de Energía la inminente firma del Acuerdo de las Comarcas Mineras, para la comarca de Puertollano, así como el papel que desempeñan los interlocutores nudo y los mecanismos para ampliar tanto los procedimientos de acceso y conexión como el desarrollo de las infraestructuras.

Patricia Franco también se ha encargado de hablar con el secretario de Estado del Plan integral contra la Pobreza Energética, que puso en marcha el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en cuanto empezó su mandato. Este plan trata de ayudar económicamente a las personas que se encuentran en una situación de pobreza severa y no pueden hacer frente al coste del suministro energético. Además, contempla también otras medidas, como el asesoramiento en materia de ahorro energético, la paralización de los procesos de corte de suministro, y la reposición urgente cuando se produzca este corte. “Consideramos que debe garantizarse que a los hogares más vulnerables no se les suspenderá el suministro”, ha dicho la consejera.

A lo largo del encuentro, también se habló de la postura del Ejecutivo castellano-manchego sobre suplementos territoriales a la energía eléctrica y, conscientes de que la solución debe ser judicial, Patricia Franco trasladó al secretario de Estado de Energía la posición del Gobierno regional. Consideran que la región ha sido tratada de forma injusta, con el respaldo además de un pronunciamiento del Tribunal Europeo.

La reunión ha servido, además, para hablar sobre el impulso a las plantas de biomasa para la producción de energía eléctrica por parte del Ministerio ya que se trata de “una tecnología estratégica para Castilla-La Mancha, por su aprovechamiento tanto forestal como agrícola”, ha dicho la consejera en declaraciones a los medios, que también ha hablado con el secretario de Estado sobre la previsión de próximas convocatorias de subastas para energías renovables.