La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, se ha reunido hoy con representantes de CCOO para, entre otros asuntos, estudiar y valorar la situación del personal en los centros públicos de Bienestar Social en Castilla-La Mancha.

El encuentro ha tenido lugar en la Casa Perona, en Albacete y han participado la directora provincial de Bienestar Social en Albacete, Antonia Coloma; la secretaria General de la FSC-CCOO de Castilla-La Mancha, Dolores Cachero, y la secretaria general de CCOO en Albacete, Carmen Juste. Durante la reunión, han hablado sobre la calidad de atención a los usuarios en los Centros Públicos de la región, y en particular, sobre el Centro de Protección de Menores Arco Iris y del Centro de Atención a Personas con Discapacidad Intelectual Grave Albatros, en Albacete.

También han analizado la situación de los centros residenciales para valorar las cuestiones relacionadas con el personal laboral y funcionario de atención directa con el objetivo de mejorar la situación de las y los empleados públicos y de dotarles de mayor protección, porque el bienestar de las y los trabajadoras redunda en la calidad de la atención de los usuarios en los Centros Públicos.

Sánchez ha reiterado su compromiso de mantener las reuniones del Grupo de Trabajo periódico que se están manteniendo entre la Consejería de Bienestar Social y los representantes de los sindicatos de Castilla-La Mancha para estudiar y analizar la cobertura de las bajas y de puestos vacantes de personal laboral de los Centros de Bienestar Social, las sustituciones por incapacidad laboral de larga duración y las vacaciones del personal en las residencias públicas de la región.

También les ha trasladado el compromiso del Gobierno de Castilla-La Mancha con un nuevo modelo de atención centrado en la persona, adaptado a las necesidades individuales y las circunstancias personales de cada usuario, pero que a su vez esté comprometido con la calidad y la eficiencia, mejorando la formación y la atención de los profesionales.