El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ha avanzado hoy que la Fundación del Hospital Nacional de Parapléjicos, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, va a gestionar cinco proyectos de investigación relacionados con el coronavirus Covid-19 que han sido presentados por científicos de diferentes hospitales de la Comunidad Autónoma.

Los estudios abordan ámbitos tan diferentes como la descripción de la maquinaria proteica del virus en relación a la interacción con las proteínas de la célula que infecta, el uso de la terapia génica, las interacciones del coronavirus con el sistema inmune, las posibilidades de la impresión en 3D o la participación en el estudio internacional SOLIDARITY para ver la eficacia de las opciones de tratamiento empleadas en personas infectadas.

Las estrategias de diagnóstico, terapia y vacunación necesarias para controlar la presente y futuras pandemias requieren de la detallada descripción de la maquinaria proteica del coronavirus en relación a la interacción con las proteínas de la célula que infecta.

Este es uno de los objetivos del Laboratorio de Fisiopatología Vascular del Hospital Nacional de Parapléjicos, dirigido por doctora María Eugenia G. Barderas, junto con los 22 laboratorios de ProteoRed-ISCIII.

El proyecto busca estudiar la respuesta inmunológica de pacientes infectados para identificar epítopos virales (macromoléculas reconocidas por el sistema inmunitario) y perfiles de anticuerpos que permitan elaborar estrategias de vacunación, estratificación, e identificación de individuos protegidos.

La investigación pretende, además, caracterizar el proteoma del suero de pacientes para elaborar métodos de pronóstico y seguimiento y desarrollar una plataforma de control de calidad de los productos de naturaleza peptídica que se sintetizarán en este y otros proyectos relacionados.

El estudio cuenta también con la colaboración del Servicio de Rehabilitación y el Servicio de Medicina Interna del centro, dirigidos por el doctor Ángel Gil y la doctora Claudia Gambarrutta respectivamente, además del Servicio de Medicina Interna del Hospital Virgen de la Salud, dirigido por el doctor Julio González-Moraleja.

Terapia génica para luchar contra el coronavirus

Otro de los proyectos presentados tiene que ver con la utilización de las terapias génicas para  reducir la expresión y replicación viral, actuando como una defensa contra infecciones de virus como el SARS-COV-2.

La investigación tiene por objeto combinar herramientas bioinformáticas, junto con técnicas de biología molecular e ingeniería genética para identificar nuevas herramientas capaces de luchar contra Covid-19. La información obtenida se publicará en repositorios para que cualquier laboratorio que trabaje con el virus pueda testar la eficacia de estas herramientas para su aplicación terapéutica.

El estudio contará con la participación del Grupo de Neuroprotección Molecular, que coordina el doctor Rodrigo Martínez Maza, el CSIC, el Instituto de Química Avanzada de Cataluña, con Ramón Eritja Casadellà junto con el departamento de Biología Experimental de la Universidad de Jaén de Francisco J. Esteban.

Las oportunidades del 3D

Otro de los proyectos relacionados con el Covid-19 consiste en crear una plataforma que permita fabricar en impresión en 3D equipamientos de protección y asistencia sanitaria y test de SARS-CoV-2. Para este fin se ha propuesto la creación de una web de acceso abierto y gratuito con información fundamental para la impresión 3D.

Este proyecto cuenta con la participación de los científicos del Hospital Nacional de Parapléjicos, Manuel Nieto Díaz, Antonio Oliviero y Claudia Gambarrutta, junto con Juan Rodríguez, miembro de la Plataforma de Fabricación Aditiva (FAB3D) del CSIC.

Permitiría poner la experiencia adquirida durante la crisis a disposición de quién pueda necesitarla para situaciones de colapso sanitario, particularmente en sistemas sanitarios de países con pocos recursos que ya se están enfrentando a los efectos de la pandemia.

Por qué afecta tanto a los mayores de 80 años

En pacientes mayores de 80 años y en especial aquellos frágiles, la mortalidad por el Covid-19 supera el 30 por ciento. Una de las estrategias de tratamiento consiste en disminuir las consecuencias de la fase inflamatoria de la infección, por lo que en la actualidad se están ensayando empíricamente anti-IL6, como el Tocilizumab o el Sarilumab, entre otras moléculas con resultados aún inciertos.

El servicio de Geriatría del Complejo Hospitalario de Toledo atiende personas con una edad media 87 años, con importantes consecuencias de infección por coronavirus, especialmente la fase inflamatoria, motivo por el cual se ensayó el tratamiento con esteroides, con buena respuesta, si bien su uso no está formalmente recomendado por organismos internacionales.

A este respecto, el servicio ha propuesto un estudio que evalúe el impacto de los tratamientos esteroideos en personas mayores de 80 años con coronavirus, atendidos durante el primer mes de pandemia. Si se confirma la impresión clínica, se aportaría un fármaco barato y sin rotura de stocks que pueden ser utilizados en países con menos ingresos.

Ensayo clínico internacional SOLIDARITY

Por otra parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha promovido el ensayo clínico internacional SOLIDARITY, un estudio capaz de reclutar a miles de pacientes de múltiples países, y en él participan pacientes ingresados en el Hospital General de Tomelloso, para conocer la eficacia real de cada una de las opciones de tratamiento actualmente empleadas en pacientes infectados, y que también será gestionado por la Fundación del Hospital de Parapléjicos.