Se celebró durante la primera semana de agosto, en las inmediaciones de La Granja de San Ildefonso en Segovia.

La asociación “Musicturra” de la localidad, formada por madres y padres de alumnado de la Escuela de Música y Danza de Miguelturra, ha calificado de éxito rotundo el campamento musical que se ha desarrollado durante la primera semana de agosto. Una entrañable experiencia en la que los 54 niños y niñas participantes han podido disfrutar de un completo y atractivo programa musical, de danza y multiaventura en el entorno natural de la granja escuela Puerta del Campo, en las inmediaciones de La Granja de San Ildefonso, en Segovia.

Una iniciativa que ha tenido un gran éxito gracias a los once profesores y profesoras que se han implicado de una manera íntegra en la preparación de dicho campamento, “con una actitud que ha ido mucho más allá de su labor docente”. En cuanto a los niños y niñas participantes, explican “no solo han aprendido técnicas y pautas musicales de respiración, de relajación o dinámicas de grupo, entre otros, creciendo y reforzando sus conocimientos musicales, sino que han mejorado sus relaciones interpersonales respirándose un clima de tranquilidad y compañerismo ejemplar”.

Durante este campamento, la escuela ha ofertado las siguientes asignaturas: piano, oboe, trombón, trompa, trompeta, bombardino, acordeón, tuba, violín, violoncelo, clarinete, flauta travesera, flauta dulce, percusión, guitarra española, guitarra eléctrica, bajo eléctrico, saxofón, baile moderno, baile flamenco y coro. Cada alumno en su hoja de inscripción tuvo opción de elegir dos disciplinas para realizar en este campamento.

De esta manera, los niños y niñas participantes han disfrutado de una completa semana cargada de actividades. Así, tras el desayuno, que tenía lugar a las 9:00 horas, durante la primera hora de la mañana tenían clase del segundo instrumento o disciplina marcada en la inscripción; a continuación, clase de la disciplina principal elegida; después coro, para el que estuviera interesado, llegando así a la hora de la comida, a las 14:00 horas.

Tras un pequeño descanso se ofrecía, a partir de las 16:00 horas, un amplio y variado programa de multiaventura con actividades como: tiro con arco, escalada, visita a los animales de la granja, piragüismo, hípica o piscina, entre otros, impartidas en dos talleres, uno antes y otro después de la merienda. Todo ello en un entorno idílico “permitiendo que nuestros chicos hayan podido disfrutar también de la naturaleza, acompañados por los monitores”.

A continuación, a partir de las 19:30 horas, el alumnado se reunía en la sala con sus apasionados profesores para los conciertos preparados para ese día. A las 21:00 horas daba comienzo la cena y el día finalizaba con una especial velada con juegos variados, organizados por los monitores del campamento.

Sin duda, una intensa experiencia que se ha desarrollado gracias a la directiva de la Escuela de Música, al Ayuntamiento de la localidad y al AMPA “Musicturra”, agradecimiento que se hace extensivo a cada uno de los profesores y profesoras “que han hecho que este campamento esté dotado de una gran calidad musical y humana”.