Hoy no se podría construir Europa. Una parte de los actuales supuestos arquitectos no estarían dispuestos a ello. No quiero poner mis palabras en boca de nadie, prefiero que hablen los hechos. No miento si, reconozco a su vez, que soy más de ciencias que de letras. Tampoco es seguramente tan importante este hecho, si lo que se quiere dejar claro, es cómo hemos llegado hasta aquí para no caer en la idiotez de estar criticando unos fondos de reconstrucción, a la vez que se pide que se repartan equilibradamente en territorios y sin discrecionalidades.

Marzo de 2020. La Organización Mundial de la Salud determina en su evaluación que la COVID-19 puede caracterizarse como una pandemia. Quizás sea más relevante e importante conseguir que algo no suceda, como lo estuvo haciendo el Partido Popular en Europa. Aun así, el pasado mes de julio, cuatro meses después de la OMS, la Comisión Europea aprobó la cifra histórica total de 750.000 millones de euros para la recuperación en el conjunto de Estados miembros.

Mientras tanto, que a nadie se le escape la dificultad existente en la futura relación, a prueba durante los próximos años, entre Reino Unido y la Unión. Todo ello también, a finales de 2020. Con Reino Unido ya fuera y haciendo de la necesidad virtud, pronto podemos reconocer, no nos engañemos, que con 28 en lugar de 27, el acuerdo no hubiese sido igual.

Pero España consiguió, a través de su Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hacerse un hueco donde se estaban tomando las decisiones. El resultado son 144.000 millones de euros no exentos de intentos de sabotaje, pues el asombro fue monumental cuando vimos que por parte del Partido Popular en Europa, se frenaba el acuerdo, a la vez que se pedían en España medidas para la recuperación económica y de apoyo a los sectores más afectados por las medidas sanitarias, camuflado mediante la solicitud de una condicionalidad más fuerte. Una quinta parte del total de las ayudas.

Un buen conjunto de preguntas previas nos prepara mejor para el examen de conciencia, antes de confesar nuestra opinión sobre algún asunto concreto y, además, debería ser obligatorio. Si de ejecución de fondos europeos se trata, en Castilla-La Mancha el Partido Popular no está acreditado, en muchos años, para hablar de fondos europeos, lo siento, menos aún de su ejecución.

Siempre es importante destacarlo las veces que haga falta. Solo en políticas de empleo, Castilla- La Mancha bajo mando `popular´ tuvo que devolver 15 millones de euros a Europa, dejó por el camino otros 60, entre sectorial y sectorial, y a punto estuvo de perder 1.500 millones de euros del Programa de Desarrollo Rural regional. No es la primera vez que lo manifiesto y lo haré las que sean necesarias. El Partido Popular no puede dar ejemplo en gestión de fondos europeos.

Podemos afirmar sin ningún temor, que Europa está a la altura. Ha aprovechado la oportunidad de demostrarse a sí misma su peso mundial, hablar de tú a tú a potencias mundiales como China o EEUU, pero sobre todo de reaccionar de forma rápida frente a un problema de magnitud sin precedentes. Los Estados debemos presentar a la Comisión Europea un Plan de Recuperación que incluya un conjunto de reformas estructurales destinadas a impulsar la transición verde y digital, incrementar el rendimiento del tejido productivo, modernizar el conjunto de las Administraciones, y en última instancia alcanzar el crecimiento de la economía para poder crear empleos de calidad en todo el Estado.

“Callen barbas y hablen cartas”. El 21 de enero de 2021, a las 19:00 horas, hora española, se constituyó la conferencia sectorial del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que determinará el recorrido de los fondos europeos y que coordinará el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia de la Unión Europea (MRR).

Lo que nadie se esperaba es que ahora la escusa fuese la convalidación decreto de fondos europeos. Sí, lo volvió a hacer, el Partido Popular votó en contra. Si, lo volverá a hacer, seguirá frenando e intentando obstaculizar los fondos europeos, a la vez que solicita todo tipo de acciones y medidas en favor de los sectores que peor lo pasan. No sé si ustedes lo entienden. Europa estuvo a la altura.

José Manuel Bolaños Viso
Senador PSOE. Portavoz adjunto de la Comisión Mixta para la UE