La candidatura de la corriente crítica del PP de Castilla-La Mancha exige que se celebren primarias en el conjunto de los municipios de la provincia de Albacete al objeto de que cada afiliado tenga la oportunidad de elegir al próximo presidente de la formación. La candidata, María Ángeles Martínez Paños, ha mostrado su convencimiento de que si la afiliación tiene la oportunidad de expresarse libremente resultará elegida en el congreso del 21 de noviembre.

“Hay ganas de cambio”, ha resaltado al respecto María Ángeles Martínez Paños, para quien la cifra de avales obtenidos por su candidatura (285) evidencia que la militancia del PP de Albacete apuesta por una alternativa a la lista avalada por la dirección provincial. Y esto porque la corriente crítica, según ha recalcado la candidata, no ha ejercido presión sobre ningún firmante ni tiene a su disposición el censo de afiliados.

El número de avales obtenido por la candidatura de la corriente crítica en este contexto adverso es sintomático del hartazgo de la militancia, aunque la candidatura oficialista intente demostrar lo contrario al destacar la cifra de firmantes de su candidatura. Al respecto, María Ángeles Martínez Paños, ha ironizado que las demostraciones de fuerza, en lugar de en los ámbitos internos, tienen que concretarse en las jornadas electorales.

Y ahí es donde el PP de Albacete, según Martínez Paños, es una formación en retroceso que no conecta con el electorado. Lo prueba, en su opinión, el hecho de que el PSOE gobierne en la mayoría de los municipios, incluida la capital, y en la Diputación provincial. “El bagaje es muy pobre como para sacar pecho”, ha dicho la candidata, que critica que se jacten del supuesto respaldo orgánico quienes suscitan el rechazo de los electores albaceteños.

“No lo digo yo, lo dicen las urnas”, ha puntualizado la candidata, para quien la causa de que la principal fuerza del centro derecha de la provincia no gobierne en un número mayor de municipios se deriva del desencanto de la propia afiliación, disconforme con un modo de hacer política que no le ilusiona. De ahí la petición de primarias, proceso que, ha recordado Martínez Paños, llevó en contra de los pronósticos a la presidencia nacional a Pablo Casado, “al que por cierto no apoyó en su día la dirección provincial, pero sí nosotros”.