El tripartito que gobierna Viso del Marqués, que forman el Partido Popular, Ciudadanos y Unidad Castellana, perpetró lo que desde el grupo municipal socialista constituye toda una “chapuza presupuestaria” que dejó asombrados a los concejales del PSOE y les lleva a preguntarse en manos de quien está el pueblo, a la vista de los vaivenes en el proceder del tripartito.

El tripartito de Viso del Marqués perpetra la nueva chapuza presupuestaria y el Alcalde puso a disposición del Pleno su cargo con carácter irrevocable 1

Hace un mes, el 16 de julio, el pleno municipal aprobó el presupuesto general del Ayuntamiento de Viso del Marqués para el ejercicio 2020, pleno en el que el PSOE presentó algunas enmiendas proponiendo la reestructuración de partidas pero sin tocar al cómputo final del presupuesto. Las enmiendas, referidas a subvenciones a empresas afectadas por la COVID-19, mantenimiento de caminos rurales y carreterines del término municipal y señalización en las rutas de la Sierra, fueron rechazadas.

En el orden del día del pleno figuraba la aprobación inicial de una modificación de créditos financiada con el remanente líquido de Tesorería de 2019 por valor de 30.000 euros para subvención a empresas afectadas por el COVID-19 contra la que el PSOE presentó una enmienda a la totalidad, ya que esa partida figuraba entre las enmiendas presentadas a los presupuestos.

Finalmente, con los cinco votos del PSOE y la abstención de los seis concejales de PP (3) C’s 82) y Ud. Ca. (1) quedó aprobada una partida presupuestaria de 30.000 euros para un Plan de Recuperación de Empleo Local, tan necesario en estos momentos, y quedó anulada la propuesta presentada por el equipo de Gobierno.

Hace algunos días se celebró un pleno extraordinario para aprobar una nueva propuesta de presupuestos así de manifiesto que se trata de unos presupuestos “nefastos” y, por si fuera poco, para revocar el acuerdo de pleno que aprobó el Plan de Recuperación de Empleo Local y aprobar otro con el doble de dotación económica, pero a costa de los remanentes de Tesorería.

A pesar de que desde el grupo municipal socialista se les hizo ver que no hacía falta recurrir a dichos remanentes y que, ajustando partidas, se podían conseguir esos 30.000 euros, el tripartito siguió en sus trece y aprobó la propuesta.

Los concejales del PSOE confían en que el Ayuntamiento no eche en falta esos 30.000 euros para hacerle frente a imprevistos que puedan producirse en los próximos meses, “algo muy probable dada la situación sanitaria que estamos viviendo”, aseguran.

Para sorpresa de los concejales socialistas, el alcalde José Calzada, finalizó la sesión manifestando que “ponía su cargo a disposición del pleno y dejaba encima de la mesa la renuncia irrevocable a su cargo como alcalde y concejal; dejaba claro que no pretendía que compartiéramos la decisión pero sí que la respetáramos, quedando los allí presentes perplejos ante las declaraciones del edil”, explican los mismos.