Además, la Policía Local elabora un dispositivo específico coordinado con los equipos directivos para garantizar el cumplimiento de las “normas covid” en las entradas y salidas de los centros educativos de la ciudad.

El concejal de Movilidad y Seguridad Ciudadana, Juan José Pérez del Pino, ha avanzado este martes que el próximo lunes 7 de septiembre el transporte urbano de Toledo retomará su servicio regular y recuperará los horarios habituales “al cien por cien” con motivo del inicio del curso académico en la capital. Se aplicarán, además, los refuerzos que durante el horario escolar se venían realizando en las líneas de Valparaíso y Azucaica.

Pérez del Pino ha informado también sobre el nuevo horario del servicio de búho bus que ha sido adaptado al horario de cierre de la hostelería tras las últimas restricciones del Gobierno regional para frenar la expansión del coronavirus. El último servicio que se prestará en todos los barrios de la ciudad será a la 1:20 horas, tanto los viernes como los sábados, “teniendo en cuenta a los trabajadores y usuarios del sector hostelero que puedan necesitar el uso del transporte público”.

El concejal de Movilidad, que ha estado acompañado en esta comparecencia por el Inspector de la Policía Local, Miguel Fernández, ha recordado la obligatoriedad del uso de la mascarilla en el transporte público y la prohibición, desde hace unas semanas, de no poder consumir bebida ni comida en el interior de los autobuses.

Dispositivo en entradas y salidas

Asimismo, de cara a la “vuelta al cole” que se inicia el próximo 9 de septiembre, la Policía Local está ultimando un dispositivo específico, coordinado con los equipos directivos de los 39 centros educativos de la ciudad, para garantizar el cumplimiento de “las normas covid” en las entradas y salidas de colegios e institutos.

Además de la Unidad de Seguridad Escolar del Cuerpo, que no solo asumirá labores de seguridad vial sino también de vigilancia y concienciación del cumplimiento de las “normas covid”, desde la semana que viene se sumarán a esta tarea nuevas patrullas de la Policía Local que se distribuirán en los centros educativos más prioritarios.

Juan José Pérez del Pino ha señalado que no se trata de una cuestión “represora” por parte de la policía sino de concienciación de los jóvenes para que entienda que “respetar las normas es importante para ellos y para su entorno”. Un trabajo, que, a juicio del edil “debemos hacer entre todos” y en este caso, con la colaboración de equipos directivos, padres y también agentes de policía.

“Somos conscientes de que no va a ser una tarea fácil”, ha dicho el inspector Miguel Fernández, y ha querido dejar claro como Pérez del Pino, que no será “la típica represiva” frente a los alumnos sino más bien una acción de concienciación que asuman y entiendan los menores”. Se tendrá en cuenta el uso de la mascarilla, la distancia interpersonal, el respeto a las normas de acceso, entre otras.

Por último, el concejal de Movilidad y Seguridad Ciudadana ha expuesto que el Ayuntamiento puede afrontar este dispositivo especial que se aplicará en los próximos días gracias a la incorporación en los últimos meses de34 nuevos agentes de Policía Local, que forman parte de la plantilla en sustitución de aquellos que se jubilaron el pasado año.