El Servicio de Salud de Castilla-La Mancha y la Delegación Regional del Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas han suscrito un nuevo convenio de colaboración para el desarrollo de actividades de prevención y promoción de la salud.

El objetivo de este convenio es facilitar a los castellanomanchegos, que lo precisen y así lo acepten voluntariamente, la realización, por parte de los ópticos-optometristas adheridos al mismo, de determinadas pruebas visuales y de detección de defectos refractivos indicadas por el médico de Atención Primaria.

Este convenio permite a los especialistas de Medicina Familiar y Comunitaria solicitar pruebas optométricas –agudeza visual, evaluación de la reacción pupilar, tonometrías y otras técnicas no invasivas–, y a los pacientes realizarlas con todas las garantías en el establecimiento que elijan, para lo que cuentan con una relación actualizada publicada en la web del SESCAM y en el sistema informativo Turriano que utilizan los profesionales de Atención Primaria.

Una vez realizada la revisión, los ópticos-optometristas entregan al paciente un informe sobre el resultado de la exploración efectuada para su entrega al facultativo que derivó al ciudadano.

En el caso de que en esa exploración se aprecien alteraciones de la visión que, a juicio del óptico-optometrista, precisen de ser más ampliamente examinados por los servicios sanitarios del SESCAM, el paciente será remitido a su centro sanitario de procedencia para ser derivado en su caso al especialista en Oftalmología.

El año pasado, y en virtud al anterior convenio de colaboración, más de 13.000 ciudadanos de Castilla-La Mancha se realizaron, de manera totalmente gratuita, las pruebas optométricas prescritas por su médico de Atención Primaria.

Los establecimientos de óptica colaboradores deben exhibir en un lugar visible un documento expedido por la primera delegación regional del Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas, donde figura su condición de adherido al convenio, nombre, apellidos y número de colegiado de los ópticos-optometristas que desarrollan su actividad en el mismo.

Por otra parte, el convenio contempla la organización, por parte del SESCAM, de actividades de formación continuada dirigidas a los ópticos-optometristas colaboradores. Estas acciones, que tendrán un mínimo de duración de cuarenta horas, estarán acreditadas por la Comisión de Formación Continuada y serán impartidas por profesionales del servicio público de salud.

Este contexto de cooperación es valorado por los firmantes del convenio, quienes se han comprometido se han comprometido a iniciar los trámites para crear la categoría estatutaria de Óptico-Optometrista en el ámbito del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha.