El servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario de Guadalajara, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), ha tenido una notable participación durante la celebración del último Congreso Nacional de esta especialidad, que ha tenido lugar en Murcia organizado por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO).

El servicio guadalajareño ha estado presente en diferentes apartados a lo largo de la 36 edición de esta cita. Por un lado, la doctora Esther de la Viuda ha sido ponente en distintas mesas, al igual que la jefa del servicio de Ginecología y Obstetricia de Guadalajara, la doctora María Jesús Cancelo, quien además coordinó la reunión de los jefes de servicio de esta especialidad de todo el país. Además, el equipo ha presentado diez trabajos en el apartado correspondiente a casos clínicos y comunicaciones, donde se han obtenido sendos reconocimientos.

Por un lado, fue otorgado a los doctores Francisco de Asís Campillo e Isabel Venzal el premio a mejor caso clínico, dentro del apartado de soluciones a problemas hemorrágicos quirúrgicos, por su exposición relativa al caso de una cesárea iterativa en la cual se optó por emplear un sellado hemostático que permitió cohibir una hemorragia ‘en sábana’, esto es, una hemorragia en la que no se identifica el punto de salida de la sangre.

En este caso, ha valorado la doctora Cancelo, se trataba de un caso de gran utilidad y aplicabilidad en la práctica clínica diaria, dado que la cesárea es el proceso quirúrgico más frecuente en Obstetricia. “Resulta de gran utilidad todo aquello que pueda ayudar a nuestros compañeros a ver cómo resolver un caso de sangrado en un proceso tan frecuente como es la cesárea”, ha señalado. Esta utilidad ha podido ser decisiva en la obtención del premio, por delante de trabajos presentados por hospitales de grandes dimensiones.

“Este reconocimiento”, ha añadido María Jesús Cancelo, “sirve de estímulo y ánimo a nuestro servicio y también a miembros de otros servicios y otros hospitales al demostrar que también en hospitales de un tamaño menor se puede hacer investigación y difusión de la misma, habiendo quedado en una posición muy relevante, por delante de grandes hospitales del país”.

Por otra parte, y dentro del apartado de comunicaciones que fueron previamente seleccionadas para su exposición oral, la doctora Mar Rubio fue la encargada de exponer un trabajo en el que se hacía una revisión de las agresiones sexuales atendidas en el Área Integrada de Guadalajara desde 2014 hasta nuestros días.

Este trabajo, que fue aprobado por el Comité de Investigación y de Ética de la GAI de Guadalajara, se imponía entre las 1.300 comunicaciones presentadas, y presentaba para ello un análisis de los casos de agresión sexual atendidos durante este periodo con el objetivo de “ver la realidad de las mujeres que acuden a nuestro hospital tras haber sufrido una agresión sexual y, por otra parte, dar a conocer nuestro protocolo de asistencia a esas mujeres y los resultados en cuanto a la valoración posterior de las mismas”.

En este caso se ha distinguido el trabajo por su temática ya que “no es algo que suela plasmarse en datos y sin duda, el análisis de los datos permite encontrar áreas de mejora que trasladar a las mujeres”. Todo ello puede contribuir a “mejorar la asistencia, autoevaluarnos y ver cómo estamos prestando esta asistencia, mediante un estudio retrospectivo de las mujeres atendidas por agresión sexual en este tiempo y valorando cómo fueron atendidas en urgencias, el tipo de lesiones y el seguimiento y valoración posteriores”, ha concluido María Jesús Cancelo.