Desde hace varias semanas, el coronavirus está en boca de todo el mundo. Este virus ya ha llegado a casi todos los países del mundo, creando la histeria general que ha llevado a que el precio de las mascarillas aumente descontroladamente, tal y como hemos podido leer en el portal Mi Revista.

España no iba a ser una excepción, provocando el desabastecimiento de estas mascarillas en las farmacias de todo el país, así como los geles desinfectantes. Según el portal Idealo, el precio de estos productos cuesta hoy un 400% más que antes de la crisis del coronavirus.

El precio de las mascarillas aumentan un 700% a causa del coronavirus 3

Por ejemplo, una mascarilla médica de la marca 3M ha pasado de costar 11,28 € durante el 2019 a alcanzar 89,95 €, lo que equivale a un incremento del 697,43 % de su precio habitual. Así pues, un pack de 10 mascarillas respiratorias 3M FFP3 cuyo coste durante 2019 se ha mantenido a 59,99 € ha alcanzado hoy los 449 €. Sin embargo, para los más avispados aún quedan algunas ofertas que no han sido ‘infectadas’ por el miedo y siguen manteniendo su precio: la mascarilla Moldex cuesta aún 44,62 € y viene en un paquete de 3 unidades.

Los geles desinfectantes contienen la subida

A pesar de que son muchos los especialistas que mantienen que estos productos son más útiles a la hora de hacer frente a un contagio, los geles antisépticos se han mantenido estables en el precio. Aunque han subido ligeramente, la subida no ha sido tan notoria como en el caso de las mascarillas. La loción desinfectante de manos Bode de 1000 ml. que antes de la crisis vírica costaba 18,30 € se puede adquirir ahora por 24,23 €, una subida del 32,4 %, más moderada que las mascarillas, pero igualmente reseñable.

La crisis del coronavirus ha ocasionado que se alcancen unos precios exageradamente altos debido al incremento extraordinario de los productos para prevenir el contagio, comenta Adrián Amorín, country manager de Idealo, quien manifiesta que “muchas plataformas utilizan estrategias de subida de precios cuando el producto no está disponible para asegurarse de que el producto no sale del catálogo, pero debido a su precio desorbitado nadie lo va a comprar. Sin embargo, esta práctica perjudica al consumidor porque genera una tendencia de aumento de precio”.