Las obras de la nueva fase del bulevar del Paseo de la Rosa avanzan conforme a los plazos previstos tras la reactivación de la inversión en obra pública una vez superado el estado de alarma que paralizó las infraestructuras que el Ayuntamiento de Toledo tenía previsto iniciar para los meses de marzo-abril.

Este jueves, la alcaldesa Milagros Tolón ha conocido el proyecto sobre el terreno acompañada por el concejal de Urbanismo, José Pablo Sabrido; por el concejal y presidente del Consejo de Participación del barrio, Teo García, y por representantes de la asociación de comerciantes de Santa Bárbara y de la asociación de vecinos.

Como ha explicado la responsable municipal, este proyecto cuenta con un presupuesto de 1,2 millones de euros que permitirá concluir la segunda fase del bulevar y sumar al barrio un nuevo espacio peatonal y sostenible, ya que su iluminación será mediante led y se plantarán más de 100 árboles y 2.000 arbustos, además de renovar los servicios de abastecimiento, saneamiento, gas, electricidad y telecomunicaciones.

Este proyecto, y así lo ha destacado Milagros Tolón, supone invertir en obra pública con dos objetivos, de un lado, se crean puestos de trabajo y se dinamiza el mercado laboral contribuyendo a la reactivación económica y social de la ciudad y, de otro, se mejoran los barrios y se atienden las demandas de la ciudadanía.

La obra contempla, entre otros aspectos, la mejora del área infantil y la renovación de la iluminación de las aceras, más amplias, por luminarias tipo led en la línea de la eficiencia energética y la sostenibilidad medioambiental, además se instalarán nuevos alcorques y dos fuentes de agua potable, junto a bancos en el bulevar y en las aceras, papeleras y aparca bicicletas.

Representantes de vecinos y comerciantes han agradecido a la alcaldesa y al equipo de Gobierno esta nueva inversión en el barrio de Santa Bárbara, así como el consenso y el diálogo permanente con residentes y empresarios del Paseo de la Rosa para que el resultado final de la obra contemple sus necesidades y demandas, una forma de trabajar que como ha subrayado Milagros Tolón es seña de identidad del Gobierno local.

Nuevos viales, aceras más amplias y aparcamientos

Teniendo en cuenta los condicionantes del entorno urbano en el que se desarrolla el proyecto con viviendas en un margen y naves industriales en el otro, el proyecto plantea la construcción de dos calzadas, formadas cada una de ellas por dos carriles de 3,50 metros de anchura cada uno. Además, el ancho de las aceras es variable en función de la calzada y seguirá el modelo: la acera de la calzada sentido Polígono presentará una anchura mínima de cuatro metros, y la acera de la calzada sentido Toledo presentará una anchura de dos metros.

Asimismo, adosados al carril exterior de cada una de las calzadas se proyectan aparcamientos en espiga con una anchura de 4,75 metros, mientras que el ancho del bulevar central es variable entre los 9,40 y los 7,10 metros, distribuidos de la siguiente manera: 1,40 metros de zona ajardinada, entre 6,60 y 4,30 de paseo, y 1,40 metros de zona ajardinada.