El reinicio de la actividad, sobre todo en el sector de la construcción, y el empuje en materia de empleo de las campañas agrícolas en la región han deparado un significativo descenso del paro en Castilla-La Mancha en el mes de mayo, una caída que frena el incremento del desempleo provocado por la crisis del COVID-19 en los meses de marzo y abril y que supone un primer respiro, pero que se debe analizar con la prudencia que exigen las actuales circunstancias excepcionales.

Así lo ha subrayado la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, que ha reconocido que estos datos “suponen un respiro y un alivio para esas más de 5.000 personas que han salido de la situación de desempleo”, pero advierte de la necesidad de permanecer vigilantes “porque todavía no hemos visto todos los efectos de la crisis del COVID-19 en el empleo”.

Patricia Franco, que ha analizado los datos publicados hoy por el Ministerio de Trabajo en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, ha detallado que el paro se situó en Castilla-La Mancha en 193.944 personas desempleadas al cierre del mes de mayo, con una caída de 5.075 personas en términos intermensuales, con respecto al cierre del mes de abril.

“Hasta el 27 de abril el desempleo subía de manera imparable por la paralización de la actividad a causa de la crisis sanitaria, pero desde ahí y hasta la actualidad ha ido reduciéndose”, ha dicho la consejera, que ha reconocido que “debemos seguir trabajando con fuerza por esas casi 194.000 personas que están buscando un empleo en la región, aunque es cierto que nos hemos encontrado un respiro con los datos del mes de mayo”.

La caída del desempleo en la región se ha producido en todos los sectores productivos, a excepción del colectivo de personas sin empleo anterior, y ha sido común a todas las provincias.

Así, el paro ha caído en la industria (494 personas menos, -2,49 por ciento) y en el sector servicios (960 personas menos, -0,73 por ciento); y lo ha hecho de manera más pronunciada en la agricultura (1.200 personas desempleadas menos, -7,7 por ciento) y en la construcción (2.635 personas menos, -14,63 por ciento), situando a ambas actividades a la cabeza en el protagonismo en el descenso del desempleo en la región en el mes de mayo.

Por provincias, el paro cayó en los cinco territorios regionales: bajó en Albacete en 1.375 personas (-3,62 por ciento), en Ciudad Real en 1.542 personas (-2,80 por ciento), en Cuenca en 261 personas (-1,83 por ciento), en Guadalajara en 1.078 personas (-5,41 por ciento) y en Toledo en 819 personas (-1,14 por ciento).

Patricia Franco ha reconocido también que las características del empleo en los sectores que han tirado de la caída del paro en Castilla-La Mancha ha hecho que el descenso del paro tenga protagonismo masculino, con una leve caída en las mujeres desempleadas. “Tenemos que reconducir la situación del desempleo, porque la igualdad de oportunidades en el ámbito laboral entre hombres y mujeres sigue siendo una preocupación fundamental de este Gobierno”, ha remarcado.

Castilla-La Mancha, la segunda región con un mayor descenso del paro

La caída del desempleo en la región se produce en un contexto de subida en el conjunto del país, “lo que ha hecho que Castilla-La Mancha sea la segunda región con un mayor descenso del desempleo en toda España”, ha indicado Patricia Franco, que ha pedido, no obstante, “tomar estos datos con prudencia y de forma contenida, porque todavía no hemos visto todos los efectos de la crisis del COVID-19 en el desempleo”.

En este sentido, la consejera ha valorado la implementación de los ERTE por causa de fuerza mayor como medida de contención en la destrucción de empleo, y ha detallado que en la región se han tramitado “más de 22.000 expedientes con 107.000 personas afectadas, y actualmente tenemos información de que hay al menos 3.500 expedientes que han salido de esta situación, lo cual es un mensaje positivo sobre la recuperación del empleo”.

La consejera de Economía, Empresas y Empleo ha reconocido que la subida del paro en el contexto del COVID y el descenso del mes de mayo “llenan por completo la fotografía interanual”, donde la región suma la menor subida del desempleo de todas las comunidades autónomas con respecto a mayo del año pasado, por detrás tan solo de las ciudades de Ceuta y Melilla.

“El comportamiento de la región es también más positivo que en el conjunto del país en términos de afiliación, que ha crecido en un 1,5 por ciento en el mes de mayo mientras que en el conjunto del país lo ha hecho en un 0,5 por ciento”, ha subrayado Patricia Franco, que ha resaltado que haya 10.100 personas afiliadas más, un incremento que ha moderado el descenso interanual hasta convertirlo en la caída más baja de todas las autonomías.

Un aspecto positivo que también ha tenido reflejo en la evolución mensual del dato de trabajadores por cuenta propia. En mayo, la región contaba con 146.537 autónomos dados de alta en la Seguridad Social, lo que supone 678 más que en el mes de abril, un aumento del 9,46 por ciento. En términos interanuales, el número de autónomos en la región cae un 1,73 por ciento.

La consejera, Patricia Franco, ha finalizado incidiendo en que “hay que contextualizar muy bien los datos y medirlos con prudencia en el actual contexto, pero sí que hay algo que me gustaría destacar es que en el mes de mayo hemos conseguido recuperar el 22 por ciento del total de los empleos que se perdieron en los meses de la crisis, y esto debe subrayar nuestra fortaleza como región para reconducir las cifras de paro derivadas del COVID-19”.