El Instituto de Finanzas de Castilla-La Mancha ha aprobado en su Consejo de Administración el programa RETO D, una nueva línea de financiación dirigida al respaldo de inversiones y de circulante para las pymes y autónomos de los entornos rurales de la región. Así lo ha anunciado la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, que ha avanzado que esta línea, dotada con 5,5 millones de euros, forma parte de un paquete de instrumentos de financiación a los que el Ejecutivo autonómico va a destinar diez millones de euros, y que emana de la Ley de Medidas Económicas frente a la Despoblación que se ha aprobado y puesto en marcha de manera pionera en Castilla-La Mancha.

La consejera de Economía, Empresas y Empleo ha presidido el Consejo de Administración del Instituto de Finanzas, donde se ha avanzado en el trámite para la puesta en marcha de esa nueva herramienta de financiación, denominada RETO D, y que cuenta con dos líneas: una dirigida a apoyar la inversión en activos fijos por parte de empresas y pymes, y otra para apoyar las necesidades de circulante de pymes y autónomos de los entornos más rurales. “Cada una de estas líneas tiene dos modalidades: una dirigida a proyectos de digitalización, innovación, economía verde e impulso de la igualdad, y de manera prioritaria a sectores como el ecoturismo, el comercio, los servicios sociosanitarios o la hostelería; y una modalidad para el resto de proyectos y sectores”, ha señalado la consejera, que ha avanzado que serán “préstamos con tipos de interés muy bajos que irán del 0,15 al 0,75 por ciento y modulados en función del riesgo de despoblamiento de los entornos, para favorecer actividad económica que ayude a fijar población en nuestras zonas más rurales”.

Este nuevo instrumento, ha explicado, forma parte de las medidas de apoyo a la financiación de la actividad empresarial en las zonas más despobladas que se recogen en la Disposición Adicional Primera de la Ley 2/2021 de Medidas Económicas frente a la Despoblación, como parte de un fondo de diez millones de euros que en los próximos meses se completará con otras herramientas como avales y préstamos participativos. “RETO D está dotada con 5,5 millones de euros, con préstamos que van desde los 100.000 a los 150.000 euros en el caso de la inversión y desde los 25.000 a los 50.000 euros en el caso del circulante”, ha asegurado la consejera, que ha deseado que RETO D sea “una herramienta muy útil para dar condiciones de financiación favorables a quienes ya están operativos y animar a una mayor participación empresarial en nuestras zonas más rurales”, en una comunidad autónoma como la nuestra, “eminentemente rural, en la que la mitad de nuestros municipios tienen menos de 500 habitantes y sólo doce localidades superan los 30.000 habitantes”.

Financia Adelante cierra 2020 llegando a nueve millones de euros para nuestras empresas

La reunión del Consejo de Administración del Instituto de Finanzas de Castilla-La Mancha también ha dado cuenta de las cifras de cierre de la línea de microcréditos activada con motivo del COVID, que contabiliza 341 solicitudes por valor de 15,4 millones de euros, “habiéndose resuelto ya 151 y con 39 más que se resolverán en los próximos días, lo que significa que habremos comprometido 9,8 millones de euros en apoyo a las empresas y autónomos de la región en los momentos más complicados de la crisis sanitaria”.

Además, Patricia Franco ha hecho referencia también al programa Financia Adelante, “que pusimos en marcha cuando llegamos al Gobierno regional cuando los instrumentos financieros estaban prácticamente olvidados, y que se ha mostrado determinante para darle a nuestro tejido empresarial la fuerza necesaria para afrontar muchas de las situaciones difíciles que están atravesando”, y ha señalado que Financia Adelante cerró el año 2020 con operaciones por valor de nueve millones de euros, “la cifra más elevada desde su puesta en marcha”, y que las expectativas de 2021 también son elevadas, “porque en la primera mitad de este 2021 contabilizamos operaciones por valor de 7,5 millones de euros”.

Esa financiación, ha subrayado Patricia Franco, “está yendo a parar a los sectores más afectados por la crisis, porque en la línea de microcréditos COVID un tercio de las operaciones han sido para el sector de la hostelería; y en los préstamos de Financia Adelante el comercio de proximidad, la hostelería y también la industria manufacturera, que es muy importante por el nivel de empleo que genera en nuestra región, son los sectores más beneficiados”, ha finalizado.