La Unidad de Urgencias del Hospital General Mancha Centro, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, está utilizando un nuevo modelo para formar y reciclar conocimientos entre sus facultativos, médicos residentes, personal de Enfermería y auxiliares.

De esta manera, actividades formativas que antes se impartían por separado (como cursos y talleres de reanimación cardiopulmonar (RCP), ventilación mecánica no invasiva (VMI), técnica ECOFAST, arritmias y manejo del pacientes politraumatizado y agitado) se han integrado en sesiones clínicas simuladas, representadas por profesionales sanitarios de distintas especialidades y grabadas con fines didácticos.

Después de la simulación llega el análisis que, en este caso, se hace mediante ‘debriefing’. Una modalidad formal y colaborativa, conducida por un facilitador, quien explora lo sucedido desde la perspectiva de los participantes, considerando sus emociones y motivándolos a reflexionar sobre sus acciones, aportando recomendaciones y retroalimentación sobre sus desempeños, con la intención de promover el juicio clínico, las habilidades de pensamiento crítico, de trabajo en equipo, comunicación y manejo de crisis entre todos.

- patrocinador -

La implementación de este nuevo modelo de formación que compagina la simulación clínica y el posterior debriefing tiene múltiples efectos positivos tanto para los profesionales sanitarios, a la hora de desempeñar su labor, como para los pacientes que se benefician de una atención de mayor calidad.

Para el jefe de la Unidad de Urgencias de Alcázar de San Juan, Marco Antonio Esquivias, “mediante estas conversaciones entre los participantes se revisa el evento simulado, analizando sus acciones, procesos de pensamiento y estados emocionales con el fin de detectar fortalezas, debilidades y oportunidades de mejora para la práctica sanitaria de nuestros profesionales”.

Los planes formativos impulsados por la Unidad de Urgencias de la Gerencia de Alcázar de San Juan abordan la mayoría de temas relevantes para brindar la mejor asistencia sanitaria a la población, lo que se conoce como formación clásica.

“Pero en nuestro día a día en Urgencias vemos pacientes con síntomas que implican afectación multiorgánica, lo que condiciona a manejos más complejos. Es aquí cuando cuesta integrar los conocimientos que se han aprendido por separado y, más aún, cuando la situación precisa de una atención multidisciplinar: médico, enfermera, auxiliar y celador”, ha advertido el doctor Esquivias.