El Hospital Virgen de la Luz de Cuenca, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ha logrado extender la monitorización remota de los dispositivos cardiacos a los pacientes que se encuentran en residencias de mayores, gracias a lo cual se les proporciona una atención integral y de máxima calidad que permite predecir eventos adversos o adelantar decisiones clínicas.

La Sección de Cardiología del Hospital de Cuenca, bajo la coordinación de la enfermera María Luz Domínguez, puso en marcha en el año 2018 una consulta de seguimiento remoto de dispositivos cardiacos implantables en la Unidad de Pruebas Funcionales de Cardiología, ya que se consideró fundamental poder ofrecer esta prestación en un área de Salud como la de Cuenca en la que, además de la dispersión geográfica y la despoblación, más del 77 por ciento de los pacientes con este tipo de dispositivos presentan una edad superior a los 80 años.

La monitorización remota permite aplicar la tecnología de transmisión de datos desde un dispositivo implantado en el paciente que transmite información hasta la consulta.

El paciente dispone en su domicilio de un monitor o de una aplicación en el móvil con un programa específico que registra y transmite los datos.

Estos datos se estudian en la consulta donde, además de comprobar el correcto funcionamiento del dispositivo, se analizan los diferentes eventos arrítmicos que puedan existir sin que el paciente acuda presencialmente. En el caso de detectarse alguna alteración en la información que se ha recibido, los informes son revisados por el cardiólogo responsable de esta consulta, el doctor Antonio Melero, que determinará si es necesaria una revisión presencial o una atención urgente.

Este sistema, que ha sido muy bien aceptado por los pacientes y por sus familias, se ha extendido ahora a las residencias de mayores del Área de Salud de Cuenca gracias a la colaboración entre la consulta de seguimiento remoto y la Unidad de Continuidad Asistencial Primaria-Medicina Interna (UCAPI)-Sociosanitaria, una unidad que comenzó a funcionar en el Área Integrada de Cuenca en marzo de 2020 en el contexto de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

Los tres equipos de medicina y enfermería de UCAPI-Sociosanitaria que visitan a diario las residencias de mayores y dispositivos sociosanitarios para evaluar el estado clínico de los residentes y vigilar su estado epidemiológico, se han formado para la utilización de los dispositivos remotos cardiacos, el control de su correcto funcionamiento y la retransmisión de la información a la Consulta.

Más de 300 pacientes en MR

En la actualidad más de 300 pacientes de Cardiología se encuentran en monitorización remota de sus dispositivos cardiacos en el área de Salud de Cuenca, 184 con marcapasos, 18 con Holter insertables y más de un centenar con desfibriladores de tratamiento del ritmo cardiaco o resincronizadores-CRT para la insuficiencia cardiaca.

Estas cifras de pacientes atendidos con monitorización remota son el 20 por ciento del total de pacientes con este tipo de seguimiento en Castilla-La Mancha, una cifra importante teniendo en cuenta que los pacientes de Cardiología del área de Salud de Cuenca representan solo el 6,3 por ciento del total de la región.

La enfermera María Luz Domínguez, responsable e impulsora de la consulta, destaca la importancia de esta nueva prestación sanitaria en el área de Salud, porque según ha explicado “en la actualidad el seguimiento remoto de los dispositivos cardiacos se está convirtiendo en un cuidado estándar de estos pacientes” y ha señalado que con este seguimiento “se mejoran los diagnósticos y la monitorización de las enfermedades cardiovasculares y se aumenta la esperanza y la calidad de vida de estos pacientes”.

Asimismo ha apreciado que este tipo de seguimiento, de acuerdo a la evidencia clínica disponible, disminuye las visitas a los servicios de Urgencias y acorta la duración de los ingresos hospitalarios. Además ha puesto en valor la capacitación que deben tener los profesionales de Enfermería para la gestión de este tipo de actividad y para la vinculación y contacto con los pacientes y sus familias.