El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha subrayado hoy que el límite de gasto no financiero para el ejercicio 2021 propuesto por el Gobierno de Castilla-La Mancha no incrementa la presión fiscal, al tiempo que ha solicitado la colaboración de todos los grupos parlamentarios para su aprobación unánime en las Cortes regionales, ya que sería una buena manifestación de unidad ante la sociedad.

Tras su aprobación por el Consejo de Gobierno, el pasado día 13 de octubre, Ruiz Molina, ha informado a las Cortes regionales del límite de gasto no financiero para los Presupuestos Generales de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para el ejercicio 2021.

Ruiz Molina ha calificado este límite de gasto no financiero para el próximo año como “excepcional” debido a la crisis económica que ha generado la pandemia por la COVID-19. Para reducir los efectos que esta crisis está teniendo en diferentes sectores, tal como han recomendado el Fondo Monetario Internacional o la Comisión Europea, el Gobierno regional apuesta por “activar el gasto público”.

Así, el titular de Hacienda y Administraciones Públicas Ruiz Molina ha valorado que el Gobierno de Emiliano García-Page no afrontará la actual crisis económica derivada de la pandemia como se afrontó la anterior crisis financiera de 2008, ya que ahora dispone de recursos financieros y de la voluntad política para, sin escatimar ni un solo euro, atender a los sectores más vulnerables.

En este sentido, Ruiz Molina ha recordado que Castilla-La Mancha es “la Comunidad Autónoma que más ha gastado para afrontar la pandemia” en relación con su Producto Interior Bruto (PIB).

Sobre el límite de gasto no financiero para 2021, Ruiz Molina ha resaltado que permitirá contar con unos presupuestos para el próximo año “expansivos”, que tendrán como objetivos “reforzar los servicios públicos, hacer la vida más fácil a los colectivos más afectados por la crisis económica, volver a las tasas de crecimiento y de riqueza anteriores a la pandemia y proceder a la modernización del sistema productivo, para lo que han de colaborar los fondos europeos”.

El límite de gasto no financiero, que es el gasto máximo en el que la Administración regional puede incurrir a lo largo del ejercicio 2021 y que es habitualmente conocido como ‘techo de gasto’, debe ser aprobado por las Cortes regionales, según se establece en la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera de Castilla-La Mancha, dándose así inicio a la tramitación parlamentaria que permitirá aprobar el proyecto de Ley de presupuestos para el próximo año por el Consejo de Gobierno.

Ruiz Molina ha asegurado que el Gobierno regional ha tenido que esperar para elaborar el límite de gasto no financiero a que el Ministerio de Hacienda facilitara a las comunidades autónomas los datos que son esenciales para fijar su cuantía. En este sentido, ha explicado que fue el pasado 5 de octubre cuando en el Consejo de Política Fiscal y Financiera comunicó oficialmente a las regiones la suspensión de los objetivos de estabilidad presupuestaria para el ejercicio 2021 y los importes que recibirán por el sistema de financiación autonómica.

Entre la comunicación del Ministerio de Hacienda y la aprobación del límite de gasto no financiero para 2021 transcurrió únicamente una semana, de tal forma que Castilla-La Mancha es una de las primeras comunidades autónomas en aprobar el techo de gasto para 2021 y elevarlo a las Cortes regionales para su ratificación.

Para Ruiz Molina este hecho refleja “la estabilidad política e institucional” de la que disfruta Castilla-La Mancha, una estabilidad que “permite tener las cuentas claras y presentarlas con la mayor rapidez posible para que, una vez superado el trámite parlamentario, puedan entrar en vigor el 1 de enero”.

Cerca de 1.000 millones más para distribuir entre las diferentes políticas de gasto

El titular de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha informado a las Cortes regionales que el techo de gasto para el próximo ejercicio está estimado en 7.562 millones de euros, lo que supone una variación con respecto al de este año del 14,2 por ciento.

Ruiz Molina ha subrayado que se trata de un crecimiento “muy elevado”, ya que es más de cuatro veces lo que venía creciendo, como media, el límite de gasto no financiero durante los pasados cinco años.

De esta forma, ha resaltado Ruiz Molina, en los presupuestos para el próximo año se contará con 942,2 millones de euros adicionales con respecto a los de este ejercicio para distribuir entre las diferentes políticas de gasto.