Villatoya (Albacete), 3 de junio de 2017.- El Gobierno de Castilla-La ha incrementado esta Legislatura un 42 por ciento el número de participantes en el programa de Termalismo Terapéutico para personas mayores, que ha pasado de 200 participantes en 2015 a 350 en 2016.

Así lo ha anunciado la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, durante la visita que ha realizado al Balneario “La Concepción” de Villatoya (Albacete) donde se desarrolla el primer turno del programa de Termalismo Terapéutico de este año para personas con Alzaheimer de la región.

La consejera ha subrayado que el programa de Termalismo Terapéutico se lleva a cabo en colaboración con la Federación de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer y otras demencias de Castilla-La Mancha-FEDACAM desde 2002 y, desde 2016 por primera vez, con la Federación de asociaciones de Párkinson de Castilla-La Mancha.

Ocio y tratamiento especializado

Se trata de un programa de ocio y de tratamiento especializado, con actividades terapéuticas, rehabilitadoras y lúdicas, que ofrece un respiro a las familias miembros de FEDACAM, que disfrutan de un periodo de descanso en compañía de las personas afectadas de Alzheimer de las que son cuidadores responsables.

El primer turno está teniendo lugar entre el 30 de mayo y el 5 de junio en el balneario de La Concepción en  Villatoya (Albacete).El segundo se desarrollará del 5 al 11 de septiembre en el mismo balneario y el tercero será del 28 de septiembre al 4 de octubre en el balneario de Benito en Reolid (Albacete).

Por su parte, la alcaldesa de Villatoya, Llanos Sánchez, ha puesto en valor la importancia de los programas de Termalismo social y terapéutico, para los balnearios y para las localidades como Villatoya, donde se ubican, “hacen que la economía local y comarcal siga adelante y son tan beneficiosos para las personas que participan y para sus familias, que se implican tanto en el cuidado de sus familiares”.

También te puede interesar:  Los premios ‘Hospital Optimista’ incluyen cuatro candidaturas del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha entre sus primeros finalistas