El Gobierno de Castilla-La Mancha desactivó, a las 9:30 de hoy, el Plan Específico ante el Riesgo por Fenómenos Meteorológicos Adversos (METEOCAM), que estaba en fase de alerta para toda la región desde el jueves pasado, 19 de diciembre.

El Gobierno regional desactiva el Plan Específico por Fenómenos Meteorológicos Adversos (METEOCAM) en toda la Comunidad Autónoma 1

La desactivación del Plan Específico se llevó a cabo después de comprobarse la evolución positiva de las predicciones elaboradas por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), así como la reducción significativa en el Servicio de Atención y Coordinación de Urgencias y Emergencias 1-1-2 del número de incidentes relacionados con estos fenómenos meteorológicos.

La mayor parte de los incidentes contabilizados por el Servicio de Emergencias 1-1-2 durante la activación del METEOCAM se debieron a incidencias relacionadas con el viento por caídas de árboles, tendido eléctrico y elementos de fachadas, así como por acumulación y balsas de agua en diferentes localidades de la región debido a las lluvias, donde han sido necesarias labores de achique. También se han visto afectadas algunas carreteras, por la aparición de obstáculos como ramas o corrimientos de tierra o por verse anegadas, como la CM-3203 en Ayna, que debió ser cortada durante algunas horas por el desbordamiento del río Mundo.

De esta forma, durante el tiempo que estuvo activo el METEOCAM, desde el pasado día 19 de diciembre, a las 11:00 horas, se han contabilizado en toda la región un total de 693 incidentes por lluvias y viento. Estos incidentes aumentaron significativamente el número de llamadas recibidas en el Servicio de Emergencias. En total, durante el tiempo de activación del Plan Específico se recibieron alrededor de 18.000 llamadas, siendo el sábado el día con más llamadas, 5.300. Durante el mismo mes del año pasado, el día con más llamadas fue Nochebuena, con 4.509, en el resto del mes las llamadas nunca superaron las 4.000.

Por provincias, destaca Toledo, donde se registraron más de la mitad de los incidentes, 385 en total. Aunque se ha visto afectada toda la región, la capital toledana y Talavera de la Reina han sido las localidades donde más incidencias se contabilizaron. Destaca también Yeles, donde hubo que desalojar a algunas personas de sus viviendas en la urbanización Los Cisneros, debido a la crecida del arroyo Guatén, regresando en la mañana de ayer a sus domicilios.

Guadalajara ha sido, por su parte, la segunda provincia en número de incidentes, con un total de 119. Le sigue la provincia de Cuenca, con 84 incidentes registrados y donde la crecida del Júcar a su paso por la capital obligó a cortar accesos en la ribera del río por los posibles problemas que pudiese ocasionar. Las provincias de Ciudad Real y Albacete fueron las menos castigadas durante la activación del METEOCAM, contabilizando 53 y 52 accidentes, respectivamente.