El Gobierno regional celebró que desde el Ejecutivo central rechacen de forma “cada vez más clara” el proyecto del cementerio nuclear proyectado en Villar de Cañas (Cuenca), situándose en sintonía con lo que siempre ha defendido Castilla-La Mancha con su presidente Emiliano García-Page al frente.

El Gobierno regional celebró que el Ejecutivo central rechace de forma clara el proyecto de cementerio nuclear 1

Así lo manifestó el consejero de Fomento, Nacho Hernando, quien también destacó que el Almacén Temporal Centralizado (ATC) “no iba a traer ningún tipo de beneficio, ni empleo ni riqueza en la región”, y ha añadido “que este proyecto, que nadie más quería en España, no reunía las condiciones técnicas que permitía para que fuera un emplazamiento seguro”.

Es más, Hernando explicó que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, reconoció en una entrevista publicado en un medio de comunicación nacional que “para que el ATC tuviera que ser seguro conllevaría un coste gigantesco para las arcas públicas”.

Además, el consejero de Fomento remarcó que el planteamiento del ATC en unos terrenos que no reúnen las condiciones de seguridad, “solo se le ocurrió a quien se le ocurrió, a quien en un momento dado no estaba pensando en la seguridad, ni en como almacenar y tramitar esos residuos, sino en cosas distintas”.

Declaraciones que Hernando realizó en el marco de la celebración de las fiestas de ‘La Endiablada’ en la localidad conquense de Almonacid del Marquesado y en la que estuvo acompañado por el alcalde del municipio y presidente de la Diputación provincial de Cuenca, Álvaro Martínez Chana; la delegada de la Junta en Cuenca, Maria Ángeles Martínez; además de miembros de la corporación local y vecinos del municipio.

El Gobierno regional celebró que el Ejecutivo central rechace de forma clara el proyecto de cementerio nuclear 2

‘La Endiablada’ de Almonacid del Marquesado

‘La Endiablada’ es una fiesta inmemorial, declarada Interés Turístico Regional que se celebra en honor a la Virgen Candelario y a San Blas. Durante los días de fiestea, unos 130 ‘diablos’ con atuendos y cencerros son lo más llamativo de la fiesta, recorren las calles del pueblo, y sacan en procesión a los santos, dedicándoles danzas y saltos.

La hermandad de los diablos tiene un régimen interno estricto, siendo un requerimiento guardar las normas tradicionales, indumentaria e indicaciones del ‘Diablo Mayor’ que tiene la potestad de imponer multas e incluso expulsar de ‘La Endiablada’ a quien considere por faltas graves.

A su vez, en la fiesta también son características las ‘danzantas’ que son un cuerpo de danza que conforman el contrapunto a los ‘diablos’, ya que mientras que los ‘diablos’ visten estrafalariamente, producen gran estruendo con sus cencerros y no guardan un ritmo de conjunto, las danzantas utilizan prendas delicadas, acicaladas con sumo cuidado y esmero, bailan al son rítmico de la música, recitan versos y deben guardar una coreografía cuidadosamente ensayada.