El Gobierno de Castilla-La Mancha sigue dando pasos hacia la creación de una estrategia para frenar la pérdida demográfica, más acusada en zonas rurales de la Comunidad Autónoma, a la que se sumará en el futuro la Ley contra la Despoblación que se busca aprobar a lo largo de la legislatura actual.

El Gobierno regional avanza en la creación de la estrategia para frenar la pérdida demográfica en zonas rurales 1

Así lo aseguró el responsable del Comisionado del Reto Demográfico, Jesús Alique, que participó en la comisión monográfica sobre el problema de la despoblación celebrada en las Cortes de Castilla-La Mancha. Cita en la que Alique quiso destacar los esfuerzos del Ejecutivo castellano-manchego en esta materia.

En este punto, el comisionado del Reto Demográfico recordó que ya se mantuvieron reuniones con agentes sociales y económicos como son CCOO, UGT, CECAM, Recamder y la FEMP Castilla-La Mancha, reuniones que cristalizarán con la firma del Pacto.

Una vez firmado el pacto se pondrán en marcha grupos de trabajo para establecer qué medidas tienen que desarrollarse para frenar la pérdida demográfica, y que se puedan articular además en la futura Ley de Desarrollo Rural Territorial y contra el Despoblamiento en Castilla-La mancha, que cerró en diciembre su fase de consultas previas. Tal y como apuntó, se espera que pueda estar operativa a partir del año 2021.

El objetivo de la estrategia, tal y como apuntó el comisionado, es hacer una apuesta fuerte a la promoción del desarrollo rural en la comunidad autónoma y garantizar así los servicios básicos a su población, posibilitando la igualdad de oportunidades efectiva para sus ciudadanos, fijar población y propiciar una adecuada cohesión económica y social entre sus territorios.

En ello tendrán una especial importancia las políticas de servicios sociales, las telecomunicaciones, las infraestructuras y el desarrollo económico sostenible, sanidad, educación, transporte y vivienda, “prestando una atención preferente a mujeres y jóvenes de los cuales depende, en gran medida el futuro del medio rural, de los cuales depende en gran medida el futuro del medio rural”, ha señalado.

Financiación y fiscalidad

Jesús Alique recordó la postura del Ejecutivo de Castilla-La Mancha desde donde se reclama un cambio en la financiación y la fiscalidad. Es más, será uno de los ejes que se abordarán en la creación de la Estrategia contra la Despoblación de Castilla-La Mancha que incorporará cuestiones como la generación de actividad económica y empleo, o las infraestructuras referidas al acceso a las nuevas tecnologías ya que, tal y como dijo el vicepresidente, servirá para poner a los territorios despoblados “en condiciones de igualdad” frente al resto de localidades.

Por último, el comisionado insistió en que el trabajo del Gobierno regional en la lucha contra la despoblación ya comenzó durante la legislatura pasada “con la apertura de colegios rurales, el refuerzo en la atención sanitaria, o la aprobación de la Inversión Territorial Integrada (ITI), que ha movilizado 750 millones de euros de recursos de los fondos estructurales” dando prioridad a las iniciativas de desarrollo en las áreas más deprimidas a través de casi un centenar de líneas de ayuda con criterios de discriminación positiva que han llegado a 630 municipios de la región.