El concejal de Seguridad Ciudadana, Juan José Pérez del Pino, ha explicado que el acto organizado por la Asociación Nacional de Víctimas y Afectados por Coronavirus (ANVAC) en Recaredo “carecía de la preceptiva licencia municipal para llevarse a cabo”.

Pérez del Pino ha expresado su respaldo y el del equipo de Gobierno a la actuación de la Policía Local, que se ha limitado a instar a los organizadores del evento a que pongan fin al mismo “cumpliendo con ello la legalidad” ya que, ha insistido, no disponían de la autorización municipal que es preceptiva. “Esperamos del resto de grupos municipales el apoyo a nuestra policía en el cumplimiento de sus funciones y como garante de la legalidad”.

“Todos estamos sujetos a los procedimientos administrativos y debemos cumplirlos y respetarlos”, ha manifestado el responsable municipal, quien ha asegurado que para el Gobierno local “todos somos iguales ante la ley y todos estamos sujetos a las normas establecidas”.

Además de realizar este acto sin permiso, Pérez del Pino ha advertido el posible daño que se puede haber causado en una zona verde de la ciudad, junto a la muralla, “con un alto valor paisajístico y monumental en una Ciudad Patrimonio de la Humanidad que todos estamos obligados a conservar”.

Igualmente ha recordado que cualquier solicitud para la realización de actos que supongan la ocupación de vía pública requiere la autorización por parte del Ayuntamiento para garantizar que se llevan a cabo en los espacios adecuados y en las condiciones necesarias para preservar el valor patrimonial de Toledo.

El concejal de Seguridad Ciudadana ha pedido que no se manipule las víctimas de la COVID-19, ni el dolor de sus familiares, “pues nos duelen a todos por igual y sentimos un gran respeto por ellas y sus familiares”, al tiempo que ha asegurado que el virus “se combate desde la unidad y la lealtad institucional y nunca desde el empeño en generar polémicas y crispación”.