Toledo, 11 de enero de 2018.- La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, ha destacado hoy que el Gobierno regional avanza en el cumplimiento de la Estrategia contra la Pobreza y la Desigualdad Social 2017-2020 y, para ilustrarlo, ha resaltado la reciente publicación de la convocatoria del Ingreso Mínimo de Solidaridad (IMS) y de las Ayudas de Emergencia Social.
 
Sánchez se ha pronunciado así durante su intervención en el pleno de las Cortes de Castilla-La Mancha, en el debate general sobre pobreza, donde ha reiterado el compromiso del Gobierno regional “con esta tierra, con sus gentes y con las personas más vulnerables”.
 
La consejera ha expuesto los datos publicados en abril de 2017 de la Encuesta de Condiciones de Vida 2016, que recogen que la tasa de pobreza y exclusión social, el indicador AROPE, se situó en el 37,9 por ciento en Castilla-La Mancha, con datos recogidos en los años 2015 y 2016.
 
En concreto, ha destacado que respecto a las personas con dificultades para llegar a final de mes, con datos de 2016, se ha producido una importante reducción, en concreto en un 4 por ciento respecto a 2015, cuando era del 67,1 por ciento, situando a Castilla-La Mancha en la media nacional, que alcanza el 62,6 por ciento de la población.
 
“Esa bajada del 4 por ciento que les acabo de anunciar ha sido consecuencia, en muy buena parte, de las políticas llevadas a cabo por el Gobierno de Castilla-La Mancha durante el año 2016”, ha asegurado Sánchez.
 
Estrategia contra la Pobreza y la Desigualdad Social 2017-2020
 
La consejera de Bienestar Social ha explicado que la Estrategia contra la Pobreza y la Desigualdad Social 2017-2020 ha surgido fruto del compromiso del Gobierno de Castilla-La Mancha con las personas que “están sufriendo más directamente las consecuencias de la crisis económica, las medidas de austeridad extrema acordadas para hacerla frente y las situaciones de pobreza estructural”.
 
“Vamos por el buen camino, no se trata de ser demasiado optimistas porque hay que seguir trabajando, pero con las medidas llevadas a cabo por el Ejecutivo y con las previstas, la salida de la crisis tiene que ser para todos, para que nadie se quede atrás y con todos y con todas. Para que toda la ciudanía de Castilla-La Mancha avancemos en la mejora de nuestro bienestar”, ha aseverado.
 
Con ello, ha explicado que la Estrategia ha sido elaborada con la participación de entidades del Tercer Sector, en particular de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN), y es pionera en el conjunto de España. Esta Estrategia está estructurada en tres Ejes que “plantean la garantía de las necesidades básicas de las personas y familias más vulnerables, ejes que, a su vez, incluyen diferentes medidas de importante alcance, algunas de ellas ya comenzadas a ejecutar en 2016 y 2017”.
 
Medidas
 
Sánchez ha explicado que el Eje 1 contempla medidas de choque contra las situaciones de pobreza que permiten reforzar los ingresos o aliviar el esfuerzo económico de las personas y las familias más afectadas por la crisis, para hacer frente a las necesidades básicas y acceder a una vivienda asequible.
 
Entre otras, ha citado la mejora del Ingreso Mínimo de Solidaridad (IMS), la continuidad del Plan contra la Pobreza Energética, las Ayudas de Emergencia Social, el incremento de becas de comedores escolares y de las ayudas para material curricular.
 
Además de medidas que verán la luz en los próximos meses, como  el desarrollo de una Renta Garantizada y la creación de un Registro de unidades familiares con bajos ingresos.
 
El Eje 2, ha continuado, incluye las medidas preventivas de la vulnerabilidad y la exclusión que mejoran las oportunidades de las personas y las familias que residen en Castilla-La Mancha para reducir, de manera sostenible, los riesgos de caer en situaciones de pobreza.
 
La Estrategia, en el Eje 3 incluye la calidad, la eficacia, la eficiencia y la sostenibilidad del sistema social. Son medidas orientadas a mejorar la organización y gestión de los servicios y prestaciones disponibles para combatir la pobreza, la exclusión y la desigualdad social.
 
Así, incorpora medidas que ya están siendo realizadas como la implementación del Marco de Concertación con las Corporaciones Locales en materia de Servicios Sociales y la realización de inversiones territoriales integradas, además de otras medidas que ya se implementarán en los próximos meses, como la aprobación de la Ley del Tercer Sector Social; el Plan Estratégico de Servicios Sociales, que incluirá el Catálogo de Prestaciones del Sistema Público de Servicios Sociales y el fomento de actuaciones formativas para los profesionales de Servicios Sociales, y el desarrollo de una nueva herramienta de diagnóstico para medir las situaciones de exclusión social y el fomento de la innovación en materia de inclusión social.