El COVID’19 deja una factura media de 1.199,46 euros en los hogares de CLM

Una vez que vislumbramos el final de la crisis sanitaria quitándonos las mascarillas, ¿es posible cuantificar cómo afecta a nuestros bolsillos? Según el estudio «Facturas por coronavirus de los hogares españoles» realizado por el Grupo Mutua Propietarios, experto en soluciones integrales para el sector inmobiliario, el importe medio de la pandemia en Castilla-La Mancha es de 1.199,46 euros. Ante las nuevas exigencias del coronavirus, tanto en materia de adaptación del hogar como de materiales de protección.

“La pandemia ha dejado una factura que, para unos hogares, es más fácil de abonar e incluso les ha permitido ahorrar y que, para otros, ha significado un esfuerzo económico que les hace ver el futuro económico de forma más pesimista”, explica Laura López Demarbre, Directora de Estrategia del Grupo Mutua Propietarios. De hecho, el sentir mayoritario de los castellanomanchegos (un 36%) lo muestran aquellos hogares que consideran que no habrá una mejora y que se sienten inseguros hacia el futuro.

El informe, que analiza los hábitos desarrollados durante la pandemia y su impacto en la economía, concluye que el 41 por ciento de los hogares de Castilla-La Mancha afirman haber escapado de este periodo de «pobreza». Aumento del coste del teletrabajo (34 %); reducción de ingresos (39 %); aumento del alquiler (42 %); pretensiones de ERTE (21 %); pérdida de inversión (14 %) o despido de un familiar (18 %).

Según un informe de Grupo Mutua Propietarios, cuando los hábitos desarrollados por la pandemia pasan por el tamiz económico, nos encontramos con que nuestras visiones varían de un hogar a otro. Mientras que hábitos como pedir comida a domicilio, uso intensivo de plataformas de TV o internet, conciencia de gasto, otros como cocinar en casa o hacer ejercicio son vistos como ahorro porque las alternativas, salir a comer o ir a un polideportivo, suponen cantidades superiores.

“No obstante, la gran controversia la genera el teletrabajo, que es visto de forma similar como ahorro o gasto puesto que se ponen en la balanza los gastos que genera trabajar en casa frente al ahorro del desplazamiento hacia el centro de trabajo”, explica López Demarbre.

Teniendo en cuenta estas variables, la factura media que el Covid’19 ha dejado en los hogares castellanomanchegos entre marzo de 2020 y septiembre de 2021 encuentra su importe superior en las reformas (363,18 €); seguido de los materiales de protección frente al virus (278,44 €); el incremento de los costes de la luz (140,80 €); y el mobiliario necesario para adaptar el entorno (86,59 €). 

Si bien algunos de los gastos realizados durante la crisis sanitaria se hubieran llevado a cabo de igual manera – electrodomésticos o mobiliario- hay otros cuyo desencadenante está estrechamente vinculado a los nuevos hábitos derivados de la pandemia. Es el caso de la contratación de plataformas digitales (29,85 €), la compra de material deportivo (67,95 €) o la compra de equipos informáticos (137,95 €).

En este sentido, destacar el hecho de que un 30% de los hogares de Castilla-La Mancha ha contratado plataformas de televisión durante la pandemia, y que un 33% ha invertido en equipos informáticos, equipando a sus hogares de las herramientas tecnológicas necesarias para poder relacionarse de forma virtual o para teletrabajar.

En este apartado, es también destacable el papel que el hogar ha jugado durante la crisis sanitaria y la percepción de que es necesario cuidarlo. De hecho, un 45% de los castellanomanchegos considera que la pandemia le ha hecho valorar más su hogar y que, por tanto, seguirá invirtiendo en su conservación. “Las horas de más que hemos tenido que pasar en nuestras casas han impulsado que el hogar y su conservación adquieran un papel mucho más importante y, por ello, prevalece la intención de seguir destinando recursos a su mantenimiento”, explica López Demarbre.

Cambio de hábitos

El informe “La factura del Covid en los hogares españoles” también ha analizado los nuevos hábitos adoptados durante la crisis sanitaria. En concreto, un 59% de los castellanomanchegos consultados asegura que, desde el inicio de la pandemia, se relaciona más de forma virtual; un 63% utiliza más internet; un 56% ve más televisión de plataforma digital; un 51% cocina de forma más habitual; un 43% hace deporte en casa; un 38% teletrabaja; y un 25% pide más comida a domicilio. Y de cara al futuro, ¿Con qué nos quedamos? Trabajar y hacer deporte en casa o relacionarse de forma virtual, se consideran hábitos que irán desapareciendo. Cocinar o ver televisión a través de plataformas digitales son los que llegaron para quedarse, aunque, sin duda, el caso curioso es el de la comida a domicilio: pese a ser percibido como un hábito que genera gasto, un 82% de los encuestados firma que lo continuará realizando, incluso en mayor medida.

– patrocinadores –

Amazon Prime para niños

Síguenos en redes

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Ir arriba