El Consejo Local de la Mujer se mantiene activo a pesar del confinamiento y, como cada primer martes de mes, lanza un manifiesto reivindicativo para recordar a las mujeres víctimas de la violencia machista. El texto destaca el papel que las mujeres están desempeñando su trabajo para combatir esta crisis realizando labores esenciales y de primera línea.

El manifiesto pone en valor el trabajo de “limpiadoras, cuidadoras, médicas, auxiliares sanitarias, cajeras de supermercados”, además de profesionales de la industria, del campo, de la investigación o de la empresa que, en la mayoría de los casos, deben compaginar su dedicación profesional “con las labores de cuidados”, en el ámbito familiar.

El texto, al que pone voz Mayte García Cabañas, representante de CC.OO. en el Consejo Local de la Mujer, alerta de que las mujeres soportan los efectos más perjudiciales de este tipo de crisis, teniendo en cuenta las anteriores, y que nuevamente, ante la lucha contra la pandemia, se ha visibilizado “el valor esencial de muchos de estos trabajos feminizados y antes desvalorizados”.

Asimismo, el Consejo reclama la necesidad de “avanzar juntas en la lucha contra la violencia de género y por la igualdad real” desde una nueva realidad, en la que se ven agravadas las situaciones de las mujeres que sufren maltrato psicológico y violento al tener que convivir confinadas con su agresor.

“El aislamiento en el hogar y la tensión que genera esta situación aumentan el riesgo de violencia de género, además, los maltratadores tienen más facilidad para ejercer un mayor control sobre ellas y sobre sus comunicaciones, lo que hace más difícil las posibilidades de pedir ayuda y aumenta, si es que no existía antes, su dependencia económica y psicológica”.

“No están solas”

De ahí, que el Consejo Local de la Mujer recuerda que las mujeres que están en riesgo “no están solas” y tienen acceso a todos los recursos de información, asesoramiento y emergencia que ofrecen las diferentes Administraciones Públicas. Además, alertan de que “ante una situación de peligro no hay sanción si se sale de casa para pedir ayuda”.

Por último, el manifiesto pide superar esta crisis con los niveles de equidad que favorezcan la eliminación de todo tipo de violencias contra las mujeres y las niñas, al mismo tiempo que reclama que las políticas de igualdad “no sean desterradas nuevamente de la agenda”. Termina solicitando un minuto de silencio por las dos mujeres asesinadas a manos de sus parejas en España durante el mes de abril.