El Consejo Local de la Mujer ha pedido este martes “no mirar hacia otro lado, ni detenerse en la lucha contra la violencia machista” que se ha visto agudizada por las medidas preventivas y de mitigación de la propagación de la Covid-19 durante el estado de alarma, periodo en el que las llamadas de denuncia han aumentado más de un 61 por ciento.

Una petición que el Consejo Local de la Mujer traslada a toda la sociedad toledana a través del manifiesto que elabora cada primer martes de mes y que continúa siendo virtual al no haberse retomado todavía las concentraciones en el paseo de la Vega suspendidas desde el inicio de la pandemia del coronavirus.

El texto, que ha sido creado en esta ocasión por el Grupo Municipal Socialista, explica que el confinamiento ha hecho aún más vulnerables a las mujeres que sufren violencia de género, a las víctimas de trata y explotación sexual y a las mujeres que ejercen la prostitución, “separándolas de las personas y los recursos que mejor pueden ayudarlas” y “encerrándolas con sus perpetradores”.

Una situación que ha dejado patente, asegura el manifiesto, que los condicionantes de género determinan la diferencia del impacto de la crisis en mujeres y hombres, siendo un claro ejemplo las 26 mujeres asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas en lo que va de año, cuatro de ellas en el mes de julio, o las más de 18.700 peticiones de ayuda al 016 desde el 14 de marzo al 15 de mayo.

Por ello, desde el Consejo Local de la Mujer exigen no bajar la guardia frente a la violencia de género y abogan por “la educación en igualdad y de la no discriminación” para implementar medidas de prevención contra la violencia machista y avanzar hacia una sociedad paritaria y participativa en la que las mujeres “ocupen el lugar que les corresponde por derecho” y que trate a las mujeres “como personas libres y adultas capaces de tomar sus propias decisiones”.

De ahí que, en el texto, se vuelva a incidir por el compromiso del Consejo con la erradicación de la violencia de género, el fin de la precariedad laboral y la brecha salarial, la defensa de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y la abolición de la prostitución y de la trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

“Todavía quedan muchas cosas por hacer, pero tenemos claro que avanzar en igualdad es avanzar en democracia. La democracia tiene que seguir dando respuesta a los problemas y a los obstáculos que las mujeres tienen que salvar para ejercer sus libertades y sus derechos”, han apuntado como camino a seguir.

Por último, han expuesto su “más sentido y doloroso” recuerdo a la memoria de todas las mujeres asesinadas y su rechazo a todas las manifestaciones de violencia, aludiendo a una frase del periodista Eduardo Galeano: “el miedo de la mujer a la violencia del hombre es el espejo del miedo del hombre a la mujer sin miedo”.