Alzar la voz contra las violencias machistas y alertar del aislamiento que sufren las víctimas aún más por las circunstancias de la Covid-19. Estos han sido dos de los mensajes que el Consejo Local de la Mujer ha transmitido este primer martes de mes a través del manifiesto difundido en esta ocasión por el Grupo Municipal de Ciudadanos.

“Las víctimas están hoy más aisladas, más amordazadas, más solas. Las víctimas son aún, si cabe, más prisioneras de ese infierno que es la violencia machista”, ha indicado desde el Consejo Local de la Mujer en este primer martes de concentración virtual, para añadir que las violencias machistas han encontrado en la pandemia un aliado perfecto para atar a las mujeres víctimas “más corto y segar con su filo de horror las pocas vías de escape que encontraban, aunque solo fuera por unas horas; aunque sólo fuera por unos minutos”.

En este sentido, desde este organismo que vela por visibilizar una problemática social y por acompaña a las víctimas y denunciar la situación que viven cada día, han señalado que desde las administraciones “tenemos que redoblar esfuerzos para frenar la violencia de género, una realidad feroz que nos devora como sociedad” pues la violencia contra las mujeres y las niñas “constituye una violación de los derechos humanos que ha sido perpetuada durante siglos, es omnipresente, pero no es inevitable”.

De esta forma, las administraciones “tenemos la obligación de garantizar que los servicios esenciales para las sobrevivientes de violencia sean suficientes y vigilar para que se mantengan durante esta crisis de la Covid-19, es muy importante seguir invirtiendo en mejorar y adaptar los servicios que salvan vidas de mujeres y niñas”, han apuntado, no sin antes reiterar que denunciar al maltratador es el primer paso para poder salir de la violencia de género, un planteamiento que no se corresponde con la realidad, pues cerca del 60 por ciento de las mujeres que sufrieron un desenlace fatal a manos de sus parejas o exparejas no había denunciado a su maltratador.

El Consejo Local de la Mujer también alude este martes a la ONU y al decálogo de maneras para contribuir a erradicar la violencia contra las mujeres, incluso durante una pandemia; un texto en el que se apuesta por escuchar y cree a las sobrevivientes, por enseñar a la próxima generación y aprender de ella, y exigir respuestas y servicios adecuados, pues “cada día tenemos la oportunidad de examinar nuestros comportamientos y creencias en busca de los sesgos y patrones que permiten que esta violencia machista siga existiendo. En el siglo XXI no debería tener cabida. Y conseguirlo es responsabilidad de todos”, han concluido.